Conservar los ríos de Andalucía

Los ríos de Andalucía sufren en la actualidad un proceso de degradación sin precedentes. Las distintas actividades del hombre en el medio y el
uso irracional que se viene haciendo de los recursos hídricos han terminado por regular los caudales, talar gran parte de los bosques galerías,
verter aguas residuales y agroquímicos, convirtiendo muchos ríos en simples canales de H2O, o meros colectores de aguas residuales.

Los ríos bien conservados aportan gran cantidad de beneficios al medio y al hombre. Retienen la erosión, ayudando a conservar los suelos. El
bosque de ribera puede actuar como un importante filtro verde que limpia las aguas contaminadas, da cobijo a gran cantidad de especies de
animales y plantas que no pueden vivir en otros sitios, son magníficos corredores verdes, con capacidad de conectar espacios naturales entre sí.

Por otro lado ayudan a conservar las playas, ya que el agua que llega al mar está cargada de arenas y limos que las corrientes marinas se
encargan de depositar en las costa, regenerándolos naturalmente. Además en las desembocaduras se forman ecosistemas muy ricos por la gran
cantidad de nutrientes que exporta donde se alimentan gran parte de los alevines de las pesquerías marinas. A su vez unos ríos bien conservados
son un potencial recurso turístico y recreativo.

Por todo ello, Ecologistas en Acción de Andalucía ha iniciado una campaña para conservar los ríos de Andalucía, realizada junto a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, y que va dirigida a los colectivos más vinculados a la gestión
de nuestros ríos como agricultores y regantes, ayuntamientos y mancomunidades, pescadores, etc., así como a Institutos de Enseñanza de
Secundaria, pues en la educación de hoy tendremos la conservación de nuestros ríos en el mañana.

En la provincia de Cádiz, donde se ha presentado en primer lugar la campaña, el estado general de sus ríos es preocupante. Los pueblos de la cuenca alta del Guadalete no depuran sus aguas
residuales; el río está intensamente regulado; en su tramo medio la agricultura y las graveras acechan el cauce; y en la parte baja una serie de
grandes obras hidráulicas han convertido el río en un canal. La cuenca del Barbate reúne espacios de alto valor ecológico dignos de ser
conservados y a su vez se sigue practicando la vieja política de gestión del agua, que con dinero público construye obras -el túnel de desecación
de La Janda- que suponen un gran impacto ambiental y benefician a unos pocos. En el campo de Gibraltar el Guadiaro se debate entre un
aeropuerto en su vega, a la altura de Jimena, y en la Bahía de Algeciras, en la desembocadura del Palmones, persisten los proyectos de
urbanización.

El lugar de incio de la misma será el miércoles 1 de diciembre en Conil y consistirá en una actividad programada con el IES Los Molinos en la que
alumnos del centro recibirán una pequeña charla sobre la conservación de los ríos y más tarde saldrán al arroyo Salado a hacer un estudio del
estado ecológico del río. El día 2 daremos una charla a los alumnos del IES Rafael Alberti de Cádiz. Queda pendiente cerrar fechas para centros
de Jerez, Sanlúcar y Ubrique, así como una mesa redonda en el Campo de Gibraltar sobre el estado de conservación de sus ríos y las propuestas
actuales de restauración y el papel de las distintas administraciones y ONGs.


septiembre de 2017 :

agosto de 2017 | octubre de 2017



Visitantes conectados: 784