Mortandad en el tramo del Guadiaro de Málaga

En las últimas semanas han aparecido noticias sobre la situación grave del río Guadiaro, con mortandades masivas de peces en el río Guadiaro dentro de la provincia de Cádiz, desde Ecologistas en Acción de Sierra Bermeja, que cubre los términos de Estepona, Casares y Manilva, hemos detectado que las mortandades de peces (principalmente bogas y barbos) se han extendido hasta el tramo malagueño del río Guadiaro, en el t.m. de Casares, justo en el puente entre San Martín del Tesorillo (Cádiz) y Secadero (Casares, Málaga), a los efectos de los vertidos urbanos de los municipios de la cuenca se han unido los de la sequía, notablemente agudizados por la extracciones ilegales de los regantes, sin que la administración competente (La Cuenca Mediterránea Andaluza de la Agencia Andaluza de Agua, antigua Confederación Hidrográfica del Sur) haya realizado control alguno.

La situación no es achacable exclusivamente al fenómeno natural y cíclico de las sequías de nuestro clima mediterráneo, sino que se debe al efecto sinérgico de los vertidos contaminantes y sobreexplotación de las aguas superficiales y subterráneas de la Cuenca del río Guadiaro. El río Guadiaro, recoge las aguas del los ríos Guadiaro, Hozgarganta y Genal, siendo uno de los mayor caudal de la cuenca mediterránea, lo cual hace ver la gravedad del problema. Se parte de una situación de absoluta falta de depuración de las aguas residuales, las concesiones de agua demasiado generosas para el uso agrícola y urbano (golf y urbanizaciones de alto standing), el descontrol y permisividad de las extracciones ilegales de los terrenos colindantes.

Curiosamente en los últimos años la entonces Confederación Hidrográfica del Sur, aprobó un Plan de Ordenación de Recursos Hídricos de la Cuenca Baja de los ríos Guadiaro, Genal y Hozgarganta en la zona afectada, donde se ignoraron de forma ostentosa la consideración de los caudales ambientales de obligado cumplimiento, según la legislación y el Plan Hidrológico de Cuenca vigente. Este Plan se aprobó sin consultar a los municipios ni a los agentes sociales, legalizándose centenares de pozos, entonces ilegales, y agudizando de forma intensa la resolución legal de la problemática medioambiental del la sobreexplotación de los recursos hídricos.

Los usos preferentes para la planificación del agua se establecen legalmente en el siguiente orden: Urbano, medioambiental, agrícola e industrial, pues este Plan antepone el uso de los regantes por encima del uso medioambiental, incumpliéndose la legislación vigente en materia de planificación y uso del agua.

El río Guadiaro esta designado como Lugar de Interés Comunitario (LIC) al amparo de la Directiva europea de Hábitats, precisamente por los valores faunísticos de este río, por la presencia de hasta 7 especies de peces y especialmente de la lamprea marina (Petromyzon marinus), especie amenazada, que encuentra en este rió su única población del mediterráneo. A la mortandad de peces hay que unir la muerte masiva de los mejillones de agua dulce o náyades, (Unio spp) moluscos bivalvos de agua dulce que encuentren en este río sus poblaciones muy reducidas y localizadas, que por su falta de movilidad y crecimiento lento son de difícil recuperación. Los efectos medioambientales adversos se extienden a otra especies como la nutria (Lutra lutra), especie protegida que se encuentra afectada por la desaparición de los peces como base alimentaria.

Es por lo que desde Ecologistas en Acción Sierra Bermeja, se solicita la actuación inmediata de la administración competente (Agencia Andaluza del Agua) para clausurar las extracciones ilegales, revisar las concesiones de agua autorizadas, obligar a los ayuntamientos a tomar medidas de ahorro de agua, y realizar un verdadero Plan de Gestión de Recursos Naturales del río Guadiaro, donde se consideren los valores medioambientales del río (intereses generales y no lucrativo) y no solo los intereses particulares de los regantes, las macrourbanizaciones y campos de golf.

La Directiva Europea Marco de Agua, establece unos objetivos de mantener y llegar al buen estado ecológico de las aguas, a tener en cuenta tanto en la planificación hidrológica, como los proyectos de actuaciones que afecten a los recursos hídricos, sin embargo la gestión actual de la Agencia Andaluza del Agua, continua con la tónica oscurantista y deplorable de la Confederación Hidrográfica del Sur, alejándonos precisamente del buen estado ecológico.
No hay que olvidar que, aunque parezca mentira el agua es pública en este país, aunque la gestión y su uso solo beneficien a unos pocos.


julio de 2017 :

junio de 2017 | agosto de 2017



Visitantes conectados: 352