Rally en el Parque Natural Saja-Besaya

El 15 de octubre se celebra el XXI rally, Gran Premio del Excmo Ayuntamiento de Piélagos, patrocinado además por la Consejería de Turismo y Deporte, El Diario Montañés y varias marcas de automóvil, en el tramo de la C-280 comprendido entre el cruce de Bárcena Mayor y Soto de Campoo a través del Parque Natural Saja-Besaya y el Puerto de Palombera. Ante este hecho, la Plataforma en Defensa del Puerto de Palombera denuncia la contradicción en la que se incurre con la celebración de este tipo de pruebas en espacios legalmente protegidos y los graves impactos ambientales que encierran para los valores que motivaron su declaración.

Recordamos la excepcionalidad del Puerto de Palombera, el único de la red viaria en toda la Cordillera Cantábrica que se encuentra dentro de un espacio protegido, y que resultará afectado a lo largo de 18 kilómetros del recorrido previsto, además de las áreas consideradas de preparque. Un Parque Natural creado por decreto 25/19888 de 2 de Mayo, Lugar de Interés Comunitario de la Red Natura 2.000, Zona Especial de Protección de Aves, y ámbito de aplicación del Plan de Recuperación del Oso Pardo, donde destaca una variada fauna silvestre con algunas especies en vías de extinción como el urogallo, el Pito Negro, la perdiz pardilla y algunas grandes rapaces, una apretada sucesión de ecosistemas y pisos de vegetación, singulares y excepcionales paisajes, y que tiene como núcleo el hayedo mejor conservado de Europa.

Por otro lado, la carretera de Palombera tiene una limitación de velocidad de 50 km/h y goza de la categoría de "carretera de especial protección ecológica y paisajística", tal como recoge el Decreto 61/2004 de 17 de Junio que, entre otros objetivos, persigue "la conservación de la calidad atmosférica, el control de los vertidos y el aseguramiento de la calidad del agua, la conservación de la vegetación y la fauna, o el ahorro, reciclaje o reutilización de recursos" , objetivos que la celebración del rally, desde luego, no va a contribuir a respetar al alterar los hábitats, emitir gases y ruidos indiscriminadamente, condicionar el desplazamiento de las especies, estimular el derroche de energía, contaminar el entorno, espantar a los turistas respetuosos con el medio ambiente y chocar contra los principios básicos del desarrollo sostenible.

Tampoco queremos olvidar la limitación de los derechos ciudadanos al no permitirse en el transcurso de la prueba el libre paso de peatones y la práctica de otros deportes como el ciclismo, el senderismo, o la observación de la fauna silvestre y más en estas fechas que coinciden con la "berrea" de los ciervos que verán alterados, también, su período de celo y que la misma Consejería patrocinadora utiliza como reclamo turístico; los peligros e interferencias en el trasiego y movimiento de la ganadería extensiva que baja de los puertos, también, en estos días; el desprecio a la abundante cartelería sobre la presencia de anfibios, los pasos de la fauna silvestre o el ganado en libertad que jalonan toda la carretera y el recorrido del rally; los riesgos de accidentes para las poblaciones próximas de los valles de Cabuérniga y Cabezón de la Sal por los continuos excesos de velocidad de quienes se acercan al punto de salida y la contaminación acústica y atmosférica de los 80 participantes, seguidores e imitadores, no sólo el día de la prueba sino en los entrenamientos y "pasadas" por el itinerario y sus alrededores, incluyendo el reguero de basuras y vertidos de todas clases que, como siempre en este tipo de competiciones, acaban en las cunetas, los arroyos y el bosque que rodea la carretera.

La Plataforma en Defensa de Palombera quiere, por tanto, salir al paso de estos posibles atropellos y recuerda los grandilocuentes titulares en los diversos medios de comunicación incluido el Diario Montañes, copatrocinador de la prueba: "Palombera, una carretera pionera en el respeto al medio ambiente", "Palombera a la vanguardia en España de la Excelencia Ambiental", "Palombera, modelo en el decreto de carreteras de especial protección...", y un largo etcétera que el Gobierno de Cantabria no dudó en utilizar en su momento y que ahora pretende echar por tierra patrocinando el rally a través de la Consejería de Cultura y con el consentimiento e inhibición de las Consejerías de Agricultura y Medio Ambiente, ambas con competencias en la gestión, protección y conservación del Parque Natural e incumpliendo el Plan Rector de Uso y Gestión vigente, ignorando a la Junta Rectora o desentendiéndose de la necesaria evaluación de impacto ambiental.

Resulta, por tanto escandaloso que se autorice, patrocine o tolere un rally por el interior de un Parque Natural, algo inédito en España y Europa, y se transgreda la legalidad y la normativa del Parque o las carreteras de especial protección ecológica y paisajística como el Puerto de Palombera; y por tanto exigimos la suspensión del citado tramo del rally citado, reservándonos las acciones judiciales y las denuncias a las instituciones y los tribunales, incluidos los de la Unión Europea, por los daños e impactos que puedan producirse y haciendo responsable al Gobierno de Cantabria y las Consejerías competentes.