Denuncias ambientales ante la Unión Europea

Ecologistas en Acción, con el apoyo de la Oficina Europea de Medio Ambiente (EBB), ha organizado un taller destinado a juristas y abogados de organizaciones ecologistas, con el objetivo de aportar claves que permitan mejorar la eficiencia de esta herramienta, el proceso de quejas, de la que tanto uso hacen cada año. Se trata en definitiva de aprender a quejarse mejor, para ganar eficacia. Para ello contaron con la presencia del jefe de la Unidad Legal de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión, y representantes de los Ministerios de Asuntos Exteriores y Medio Ambiente. El taller tuvo lugar el sábado 15 de octubre en el Centro Empresarial “El Coloso”.

Según el informe anual de la Comisión Europea hecho público recientemente, España fue el país de la Unión Europea (UE) que más infringió la legislación ambiental el año pasado, siendo el responsable de casi el 20% de las infracciones cometidas en la UE-15. El 45% de ellas tuvieron que ver con afecciones a la naturaleza. Es cierto que la alta biodiversidad del Estado español tiene algo que ver en estas cifras, pero parte de la explicación también reside en un particular desprecio por el medio ambiente en nuestro país, donde las administraciones, principalmente locales y regionales, ven en las leyes ambientales un obstáculo a salvar.

El 64% de los casos abiertos por la Comisión Europea en 2004 tuvieron su origen en quejas interpuesta por las organizaciones ecologistas. Si no fuera por este instrumento, la Comisión, que carece de capacidad de inspección sobre el terreno, estaría ciega ante los abusos contra el medio ambiente. Estos datos ponen de relevancia que las organizaciones ecologistas funcionan de facto como auténticos “guardianes” de la legislación ambiental. Teniendo en cuenta que del estado del que más quejas recibió la Comisión en 2003 fue del español, queda patente que esta labor es especialmente importante en nuestro territorio.