Día Mundial de la Alimentación 2005

Todas las versiones de este artículo: [English] [Castellano]

Agricultura y diálogo de culturas ha sido el lema elegido para el Día Mundial de la Alimentación 2005 por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Con este lema, la FAO quiere recordar la contribución de las diferentes culturas a la agricultura mundial y afirmar la necesidad de un diálogo de culturas -en el sentido más amplio de este término- para avanzar en la lucha contra el hambre y la degradación ambiental.

Sin embargo, este diálogo de culturas no es compatible con el modelo industrial de producción y de distribución de alimentos que se quiere imponer en todo el mundo. En pocos años la agricultura ha sufrido una reconversión silenciosa de tremendo alcance. De explotaciones agrarias diversas adaptadas a distintos ecosistemas, que aprovechaban los recursos de la naturaleza sin apenas degradarlos, hemos pasado a un modelo agrícola que envenena y agota la tierra y las aguas, destruye paisajes y diversidad biológica y supone un grave riesgo para nuestra salud. Esta agricultura industrializada arruina y margina a millones de campesinos en todo el mundo, concentrando las riquezas y el control de la producción y del comercio de alimentos en media docena de multinacionales. La reconversión industrial de la agricultura supone así la ruptura del diálogo de culturas, relegando a un papel marginal y dependiente a su principal protagonista, el agricultor, despreciando los procesos naturales y distanciando a productores y consumidores de alimentos.

El reciente desembarco de la industria biotecnológica en el sector agroalimentario ha reforzado este modelo productivo, acelerando de forma vertiginosa el proceso de concentración industrial y potenciando una agricultura cada vez más dependiente en insumos, más desligada de equilibrios naturales y con mayores riesgos sanitarios y ecológicos.

Cabe citar entre sus consecuencias: semillas y razas patentadas cada vez más uniformes y con menos capacidad de respuesta ante periodos de sequía extrema, lluvias torrenciales y otras consecuencias del cambio climático, así como ante la amenaza de nuevas epidemias como la gripe aviar; incremento del uso de agroquímicos; aparición de plagas y de super-malas hierbas resistentes; daños a especies silvestres y alteración de equilibrios biológicos importantes para la fertilidad de los suelos y la conservación de ecosistemas; y riesgos de alergias y de toxicidad en los alimentos.

Como contribución a este diálogo de culturas, Ecologistas en Acción ha elaborado un amplio estudio sobre la Alimentos Transgénicos