Ilegalidades urbanísticas del chalet del ex Lehendakari Ardanza

Desde que las organizaciones ecologistas denunciamos las infracciones del chalet del Sr. Ardanza en Urdaibai, la Sra. Arantza Madariaga (como Alcaldesa de Gautegiz-Arteaga) ha utilizado todo tipo de excusas (no hay que olvidar que es abogada) para evitar cualquier actuación que obligara al Sr. Ardanza a cumplir la legalidad. Su objetivo ha sido siempre claro: conseguir que transcurriera el plazo legal de cuatro años para que las ilegalidades caducaran y la situación se convirtiera en inamovible.

En su afán “protector” la Alcaldesa incluso ha hecho caso omiso a los requerimientos formales que le han efectuado tanto el Consejero de Medio Ambiente como el mismísimo Consejo de Gobierno Vasco, obligando a éste a tener que acudir a los Tribunales.

Recientemente el Juzgado ha sentenciado, como no podía ser de otro modo, que el Ayuntamiento de Gautegiz-Arteaga es el competente para corregir las ilegalidades del chalet más famoso de Urdaibai.

Naturalmente toda esta obstrucción ha obtenido sus frutos: por una parte, al día de hoy todavía no se han corregido las ilegalidades del chalet del Sr. Ardanza, y por otra, la Sra. Arantza Madariaga ha sido nombrada Secretaria General del Instituto Vasco de la Mujer-Emakunde (B.P.O.V. de 23 de Setiembre), cargo compatible con el de Alcaldesa y para el que ha sido designada por el actual Lehendakari. Esto sólo se puede considerar como un ascenso en su carrera política como premio por su lealtad a quien fuera Lehendakari del Gobierno Vasco al conseguir para él la impunidad que ningún otro ciudadano puede obtener. No es comprensible de otro modo el ascenso político a un representante público que incumple sus funciones reiteradamente.

Es evidente que el Gobierno Vasco actúa con una doble imagen al acudir a los Tribunales para ofrecer a la ciudadanía la sensación de que desea que la legalidad sea cumplida y al recompensar, sin embargo, a quien se niega a cumplir dicha legalidad.

Por último añadir que Ekologistak Martxan se opone a que las ilegalidades caduquen y sean inamovibles y para ello ha decidido requerir formalmente a la Sra. Alcaldesa para que cumpla con su obligación legal respecto de las infracciones urbanísticas del chalet del Sr. Ardanza, con el apercibimiento de que no hacerlo interpondremos contra ella una querella criminal por prevaricación. Llegados a este punto esperemos que la vuelvan a “premiar” aunque en este caso con el Código Penal y no con otro ascenso.