Reunión de la Sociedad Nuclear Española

Riojaforum acoge estos días la Reunión Anual de la Sociedad Nuclear Española. Nos informan que 500 profesionales van a debatir sobre la energía nuclear. Se trata de darle un barniz “científico y profesional” a una defensa interesada de la energía nuclear por parte de los propietarios de las centrales nucleares, que financian y promueven estos encuentros.

Ante las declaraciones del responsable de la Sociedad Nuclear Española, donde consideraba una insensatez prescindir de la energía nuclear, desde la Coordinadora contra Garoña le respondemos que lo que es una insensatez es que se vendan equipos eléctricos que consumen el doble que otros con las mismas prestaciones, una insensatez que se fomente y promueva el despilfarro de electricidad, una insensatez que se promueva la irresponsabilidad de los consumidores sin informarles de dónde proviene la energía y que impactos provoca su producción, y una absoluta insensatez el apostar por un método de producción de energía sin resolver el esencial problema de los graves residuos que este método genera los cuales su contaminación radiactiva persiste durante miles de años.

También hay que recordar que es una energía que nos hace dependientes de otros países, puesto que el enriquecimiento del uranio, para el combustible de las centrales nucleares requiere de una tecnología muy compleja y muy vinculada con el tema militar la cual esta en manos de muy pocos países (Francia, EE UU, Rusia, China...). Así mismo es una energía que dependen también de recursos naturales también finitos como el uranio-235, el cual según los analistas su agotamiento se producirá antes que el del petróleo.

Recordar a la sociedad que la central nuclear de Garoña se construyó para una vida útil que ya ha consumado, y sus propietarios y defensores deben de aceptar su paralización definitiva. Y que durante estas décadas de funcionamiento ha amenazado a las poblaciones cercanas, espantado otras inversiones más duraderas y sostenibles, devaluado las propiedades cercanas, dificultado la venta de productos agrícolas locales, y ha hipotecado el futuro de la zona con los graves residuos que están alojados en su interior. Garoña esta vieja y corroída. El óxido debido a su vejez, a un mal diseño, y la presión a que está sometido el reactor ha debilitado partes fundamentales como el barrilete y los manguitos de las penetraciones. Mientras, Nuclenor se niega a admitir que Garoña se muere y sigue con su política de parches y tiritas.

Abogamos por otro modelo energético basado en el ahorro y en las energías renovables. Cualquier planteamiento racional para la mejora del actual modelo energético pasa obligatoriamente por un ambicioso y urgente ahorro energético. Paralelamente a este ahorro se deben sustituir las actuales fuentes de energía basadas mayoritariamente en los combustibles fósiles y en las nucleares por otras energías limpias, gratuitas e inagotables como las energías renovables. Otro modelo energético donde la sociedad pueda participar en la elección de los métodos de producción de energía, lejos de la actual dictadura energética, y donde se produzca una energía menos centralizada y más cerca de los lugares de consumo.

Recalcamos que un modelo energético sostenible que satisfaga las necesidades presentes sin hipotecar las necesidades de las generaciones futuras nunca podrá incluir a la energía nuclear. La energía nuclear no es renovable: al necesitar un peligroso y finito combustible como es el uranio, la energía nuclear no es segura: al ocasionar de forma habitual fugas radiactivas y ser una amenaza constante de accidente nuclear, y la energía nuclear no es limpia: al producir peligrosos residuos radiactivos que soportarán durante miles de años las generaciones venideras. La energía nuclear por tanto no es ninguna solución al cambio climático ni es un ningún método sostenible de generación eléctrica.




Visitantes conectados: 610