Condenada por delito ecológico la papelera Celulosas del Nervión

Ekologistak Martxan Bizkaia valora positivamente la Sentencia, aunque lamenta el retraso en la administración de justicia y critica el escaso interés de algunas Administraciones públicas responsables de poner freno a la contaminación y el deterioro ambiental.

El Juzgado de lo Penal 3 de Bilbao ha dictado Sentencia, con fecha 24 de marzo de 2006, en el procedimiento penal seguido por delito ecológico, contra dos responsables de la empresa papelera Celulosas del Nervión (actualmente SMURFIHT NERVION) de Iurreta (Bizkaia). Los Hechos se remontan a los años 1990 y 1991, cuando se produjeron varios vertidos sucesivos de residuos altamente contaminantes al río Ibaizábal, por parte de la mencionada Papelera. Especialmente significativos fueron los de julio y agosto de 1990, y junio, octubre y diciembre de 1991.

En el caso de los vertidos del año 1990, el vertido de los productos tóxicos llegó a provocar tal grado de contaminación que se impedía incluso el uso posterior del agua para los procesos productivos de otra Papelera, situada aguas abajo del Ibaizábal (Papelera del Carmen, en Amorebieta), que fue quien presentó la primera denuncia.

También tuvieron gran notoriedad los vertidos realizados en junio de 1991, que acabaron con la escasa fauna piscícola, que la Diputación estaba introduciendo para su recuperación. Como consecuencia de ellos, se interpusieron sendas Querellas criminales por parte del Consorcio de Aguas de la Merindad de Durango y de la asociación ecologista EKI (hoy Ekologistak Martxan). Sin embargo, años después el Consorcio de Aguas desistió de la Querella y se apartó del procedimiento.

Todos estos vertidos además de suponer un gravísimo daño para el medio ambiente y los ecosistemas del río Ibaizábal, hacían baldíos los esfuerzos e inversiones que, en aquella época, se estaban desarrollando por la Administración para iniciar la recuperación progresiva de un Ibaizábal altamente contaminado.

Como responsables de los hechos, han sido condenados, el entonces Director de Fábrica de la planta de Iurreta (JOSE RAMON BADIA CHAURRONDO) y el entonces Director General de la empresa (JOSE NIETO FENOR). La propia empresa (Celulosas del Nervión) ha sido declarada responsable civil subsidiaria, debiéndose hacer cargo de la responsabilidad su sucesora legal (actualmente SMURFITH NERVION).

Conformidad en la existencia de un delito ecológico y acuerdo en la pena

La Sentencia se ha dictado por Acuerdo de conformidad entre la Acusaciones, representadas por el Ministerio Fiscal y Ekologistak Martxan (ejerciendo la Acción Popular), y las Defensas de los acusados y la propia empresa.

La Sentencia, que recoge íntegramente este Acuerdo, indica que los Hechos probados y reconocidos son constitutivos de un Delito continuado contra el medio ambiente del artículo 347 bis del Código Penal de 1973 (reformado en 1983 y vigente a la fecha de los Hechos). Se recoge la existencia de una Atenuante cualificada por dilaciones indebidas, debido al tiempo transcurrido desde que ocurrieron los Hechos hasta que finalmente han sido juzgados y sentenciados y se condena a cada uno de los responsables a dos penas de 2.000 euros y 800 euros de Multa.

Igualmente se condena a los responsables del delito, y subsidiariamente a la Empresa SMURFITH NERVION (como sucesora de Celulosas del Nervión), al pago de 15.000 euros, en concepto de responsabilidad civil por el daño causado, dinero a abonar “al Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, para ser destinados a la recuperación o investigación sobre los ecosistemas acuáticos del río Ibaizabal o a labores de educación ambiental acerca de sus valores naturales”.

Sentencia positiva, aunque tardía

Ekologistak Martxan Bizkaia quiere hacer pública su satisfacción por esta Sentencia, que viene a reconocer unos hechos denunciados reiteradamente por los ecologistas durante muchos años y que contribuyeron a convertir uno de los principales ríos de Bizkaia en una verdadera cloaca permanente.

Y ello es especialmente positivo, cuando siguen quedando impunes tantas y tantas agresiones medioambientales y siguen siendo escasísimas las ocasiones en que los procesos penales por delito ecológico llegan a enjuiciarse. Y menos aún a dictarse Sentencias condenatorias.

Aunque una justicia lenta y tardía siempre es menos eficaz y menos justa, al menos esta vez ha podido llegarse hasta el final en el enjuiciamiento y condena de esos hechos, que constituyeron una gravísima agresión continuada contra el medio ambiente.

El retraso en la tramitación del procedimiento, el cambio de circunstancias de la empresa y la no repetición posterior de hechos similares, así como la imposibilidad de enjuiciamiento de los principales responsables económicos de la compañía (que eran quienes debían aprobar las inversiones en sistemas de depuración de los vertidos)... son la principales razones que han llevado a nuestra representación jurídica a llegar a un acuerdo para una Sentencia condenatoria. Queremos destacar de la misma el hecho de haberse reconocido íntegramente los Hechos por los que se formulaba acusación (los vertidos sucesivos y el correspondiente delito ecológico) y haberse señalado una indemnización a favor del medio ambiente, que pese a ser simbólica resulta un logro jurídico importante ante la inexistencia de la tantas veces prometida Ley de responsabilidad civil por daño ambiental.

Por otra parte, Ekologistak Martxan Bizkaia lamenta la actitud de las Administraciones públicas responsables de la protección del medio ambiente, que durante años han tolerado situaciones tan graves de contaminación continuada. En este caso, la Diputación Foral de Bizkaia (que nada hizo por perseguir el delito) y el Consorcio de Aguas de la Merindad de Durango (que tras querellarse contra la empresa y ejercer una activa posición de acusación, desistió del procedimiento). Es esta actitud de pasividad, de tolerancia e impunidad la que explicaba entonces (y sigue explicando ahora) muchas de las agresiones contra el medio ambiente que se cometían (y siguen cometiéndose).

Finalmente recordar que, aunque en este campo del medio ambiente (el estado de los ríos y, concretamente, del río Ibaizábal) se ha producido en estos años una mejoría, quedan aún importantes problemas pendientes: vertidos puntuales incontrolados, destrucción de los ecosistemas de ribera, ausencia de depuración de aguas fecales en muchos municipios y ríos... O sea, un largo camino por recorrer.


agosto de 2017 :

julio de 2017 | septiembre de 2017



Visitantes conectados: 421