Manifiesto S.O.S. Paseo del Prado

El Plan Especial Recoletos-Prado, promovido por el Ayuntamiento de Madrid, tiene como supuesto objetivo devolver este espacio al peatón, reduciendo el tráfico de coches y sus impactos medioambientales. Sin embargo, el proyecto de actuación no sólo no cumple con estos objetivos sino que destruye el histórico bulevar del Paseo del Prado.

El esquema propuesto por el proyecto junta los carriles de tráfico de los dos sentidos hacia el oeste (acera del Museo Thyssen) y crea un paseo peatonal hacia el este en el tramo Cibeles-Glorieta de Carlos V (Atocha). Este planteamiento destruye el histórico bulevar del siglo XVIII para dar paso a una reestructuración donde el único efecto real es la reducción de un carril por sentido a lo largo de todo el eje Recoletos-Prado con respecto a la situación actual. Sin embargo, lejos de perseguir una reducción real de tráfico se buscan y potencian caminos alternativos en calles como Serrano, Menéndez Pelayo y particularmente Alfonso XII, que aumentará con un carril más su capacidad.

Se deshace así la estructura tradicional del paseo, la de bulevar, sin conseguir una reducción significativa del tráfico rodado y, por tanto, sin minimizar sus problemas de contaminación, ruido y ocupación de espacio. Además, se crearán importantes problemas por el aumento de tránsito en otras zonas, sin que se haya realizado ningún estudio de movilidad. Tampoco se contemplan un fomento del transporte público ni de los medios alternativos, como la bicicleta, lo que supone otra ocasión perdida para introducir políticas de racionalidad en el transporte urbano.

Inadmisible resulta que el proyecto proponga hacer desaparecer de su actual emplazamiento todos aquellos árboles y arbustos que están enraizados en el lugar por donde ahora irán los nuevos carriles para coches. De hecho, propone la desaparición de cerca de 700 árboles, casi un 15% del arbolado actual en el centro de Madrid, con inclusión de ejemplares centenarios catalogados como singulares. Y esto a pesar de que el eje Prado-Recoletos contiene uno de los mejores espacios arbolados que quedan en la ciudad. Esta arboleda tiene una importancia ecológica, ambiental y espacial de primera magnitud, ya que en buena medida es la que configura este espacio urbano singular y es una parte esencial de la memoria de los madrileños.

No hay que olvidar que esta nueva masacre arbórea sólo sería un paso más en la desastrosa gestión del arbolado y de las zonas verdes que está llevando a cabo el Ayuntamiento de Madrid en esta legislatura, con la tala de decenas de miles de árboles para sus faraónicas obras -entre las que destaca la ampliación de la M-30- y la desaparición bajo las excavadoras de más de 80 hectáreas de zonas verdes.

Mejorar nuestro entorno urbano consiste precisamente en conservar y ampliar el patrimonio ecológico e histórico de Madrid. Además consideramos que este proyecto de reforma de Prado-Recoletos, además de sus graves problemas, no aporta nada sustancialmente significativo ni a la arquitectura de la zona ni a la ciudad misma, como tampoco mejorará la calidad ambiental de este espacio.

Por todo ello, las organizaciones firmantes [1] de este manifiesto exigimos al Ayuntamiento de Madrid:

1 Que retire este proyecto innecesario.

2 La realización de actuaciones que disminuyan la presencia de coches, que mejoren la calidad del aire, la calidad acústica y paisajística, y que fomenten el uso de medios de transporte más sostenibles y alternativos, como la marcha peatonal, el transporte público y la bicicleta.

3 El adecuado mantenimiento y cuidado de esta zona, respetando el valor de lo existente, comenzando por el bulevar del eje Recoletos-Prado y su magnífica masa arbolada, y con esto la posibilidad de disfrutar de este espacio urbano cargado de significado y de historia.

4 Que se realice una evaluación de impacto ambiental antes de acometer cualquier tipo de obra en esta zona emblemática de la ciudad, declarada bien de interés cultural.

5 Queremos una ciudad para todos y todas, donde se garanticen la sostenibilidad, la calidad de vida y donde se favorezca la participación ciudadana en la toma de decisiones.




Visitantes conectados: 519