Piden más control sobre la caza irregular

Las capturas autorizadas anualmente por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, acogiéndose a una excepcionalidad establecida en la Ley 4/89 de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre, todos los años supone la caza de cientos de miles de ejemplares de fringílidos, además de otras especies de aves, incluidas las rapaces, que entran a los señuelos. Son 20 capturas las que se autorizan al año, 10 de éstas en periodo otoñal, coincidiendo con la llegada de numerosas aves que pasan el invierno entre nosotros.

En teoría de los ejemplares capturados sólo se pueden retener 5, sin embargo, es bien conocido que la mayoría de los aficionados a esta modalidad de caza no suelen respetar los condicionantes establecidos en el acuerdo anual firmado entre la Consejería de Medio Ambiente y la Federación Andaluza de Caza (FAC). Parece ser que hay pruebas fehacientes de la existencia de un tráfico ilegal de aves capturadas con redes y otros sistemas de caza, entre Andalucía y Cataluña.

Igualmente, por estas fechas, con la entrada de millones de pequeños pájaros que buscan refugio en los cálidos y hospitalarios montes mediterráneos, cientos de personas se lanzan a las zonas más querenciosas para las aves, pertrechados de perchas metálicas, con objeto de capturarlas ilegalmente . Las “costillas”, es un método de caza ilegal, sin embargo se sigue utilizando en la mayoría zonas rurales de la provincia, e incluso en la campiña y la sierra de Córdoba. Las capturas van a parar a la despensa doméstica e incluso a establecimientos públicos.

No es infrecuente encontrar durante los próximos meses, en los cursos de agua próximos a Córdoba, -arroyo de Linares, Fontanares, Rodadero de los Lobos, Pedroches, Guadalbarbo, Santo Domingo, Guarromán, Del Molino, Bejarano, etc.- las orillas sembradas de costillas con el cebo, o con el cuerpecillo fracturado de una curruca cabecinegra, un mirlo o un petirrojo. De esta forma, dejan su vida, en nuestros arroyos, sotos, barbechos y manchas de monte mediterráneo, millones de pájaros insectívoros protegidos por la normativa ambiental en el ámbito comunitario, nacional y autonómico.

También se ha podido constatar un aumento en el uso de este sistema de caza ilegal en las fincas sin presencia de guardería privada próximas a las numerosas parcelaciones ilegales y urbanizaciones de la Sierra de Córdoba. Todos los años nos llegan avisos de centenares de costillas en los regajos que discurren por las parcelaciones El Salado, en Santa María de Trassierra o en la parcelación, ya urbanización en vía de regularización, de El Sol, próxima a la barriada de Alcolea.

Ecologistas en Acción se va a dirigir al Delegado Provincial de la Consejería Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Córdoba para demandarle el aumento de los efectivos de Agentes de Medio Ambiente durantes los fines de semanas, días en los que se suelen concentran la mayoría de las salidas, además de la creación durante los dos próximos meses de un servicio específico para perseguir a los individuos que diezman, temporada tras temporada, las poblaciones de aves insectívoras.

Ecologistas en Acción también solicita la colaboración ciudadana. Si encuentran fortuitamente, en sus salidas de fin de semana perchas armadas y depositadas en el monte, deben de ponerlo en conocimiento de los agentes de la Consejería de Medio Ambiente o del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil.




Visitantes conectados: 464