Informe en defensa de la Costa de Tacoronte

Ben Magec-Ecologistas en Acción organizó el domingo un pequeño recorrido por la costa de Tacoronte, concretamente por el Paisaje Protegido Costa de Acentejo, zona en la se está preparando la construcción de un puerto deportivo dotado de un sin número de instalaciones anexas, que acabará definitivamente con este magnífico espacio litoral.

Si quieres consultar la Declaración de esta zona como Paisaje Protegido por el Gobierno de Canarias pica aquí.

Por supuesto, con esta actividad y con las próximas que se lleven a cabo, queremos colaborar con la Plataforma en Defensa de la Costa de Tacoronte-Acentejo.

Esta plataforma está compuesta por cientos de vecinos y vecinas de Tacoronte y gente sensibilizada con la naturaleza, quienes, de forma totalmente altruista, motivados por el respeto y el cariño al medio ambiente, han decidido unirse, de manera que en pocos días han constituido comisiones específicas de trabajo, han creado un blog que actualizan constantemente, han convocado una exitosa concentración, y este último domingo, 26 de noviembre, han participado en el pateo que organizó Ben Magec-Ecologistas en Acción. Éste fue guiado por Rubén Barone (naturalista conocedor de la flora y la avifauna de la Macaronesia) y Fernando Sabaté (profesor de Geografía, que imparte desde hace más de diez años la asignatura de Geografía de Canarias de la Universidad de La Laguna), y contó con la colaboración especial de José García Casanova (biólogo y experto conocedor del medio ambiente canario).

El plazo para presentar alegaciones a este desastre cierra este viernes, así que ES MUY URGENTE que cada uno de nosotros colabore y rellene estas hojas de firmas y estas alegaciones. Por favor, imprime la alegación que encontrarás aquí, y ponte en contacto con nosotros para su recogida.

SOBRE EL PUERTO Y LA ZONA AFECTADA:

SOBRE EL PROYECTO: El puerto deportivo que se pretende construir, con capacidad para 520 atraques, comprende desde el Charco Sagrero hasta el risco de la Hondura, pasado el barranco de Guayonje.

SOBRE EL MAR: Hay que tener en cuenta que las corrientes marinas y la influencia de los vientos dominantes hacen que la potencia del mar incida de manera especial en esta zona. Históricamente, el aprovechamiento pesquero de la sociedad tacorontera sólo podía tener lugar en las estaciones de primavera y verano. Esto dio lugar a que Tacoronte, durante siglos, se convirtiera en punto de venta que aprovechaban las pescadoras del municipio de Candelaria, quienes trasponían la cumbre a pie para vender el pescado que, en la zona Sur, de aguas más tranquilas, sí podía ser capturado en estos meses.

SOBRE LA FLORA TERRESTRE: Es por esta razón, y debido a la presencia de estas consecuentes cantidades de “spray marino” o maresía derivadas de la dureza del mar, por lo que las especies vegetales han tenido que adaptarse a las condiciones de salinidad del sustrato donde arraigan. Especies halófilas o amantes de la sal como la lechuga de mar (Astydamia latifolia), el perejil de mar (Crithmum maritimum), el salado blanco (Schizogyne sericea), la siempreviva de la mar (Limonium pectinatum) y el tomillo marino (Frankenia ericifolia) (bien definidas por sus nombres como especies adaptadas a la línea de costa), unidas a la resistente magarza (Argyranthemum frutescens) y la brusca (Salsola divaricata), son las que han podido desarrollarse con fuerza en un espacio como éste.

En la zona intermedia del escarpado acantilado, aunque en ocasiones casi desde la línea de costa hasta el borde superior, resulta singular la presencia de cardonales bastante desarrollados, que garantizan la vida de múltiples especies de invertebrados (caracoles terrestres, miriápodos e insectos), casi todos ellos endémicos de Canarias; y en aquellas zonas en las que el escarpe de la roca parece que nada pudiera aferrarse a ella, surgen especies rupícolas, como los bejeques (Aeonium spp) y cerrajas (Sonchus spp.).

Del mismo modo, y de manera particular, cabe señalar como muy importante una especie de siempreviva (Limonium imbricatum), endémica de Canarias, la cual sólo se encuentra en unos pocos puntos de la costa norte de Tenerife y en la isla de La Palma.

SOBRE LA FLORA MARINA: Es destacable la presencia de un alga parda comúnmente llamada mujo picón (Cystoseira abies-marina), y además, catalogada como vulnerable, que se aferra a la roca submarina en el límite inferior de las mareas, y que de vez en cuando es desprendida colmando la playa y desprendiendo un intenso aroma a mar. Es esta especie la garante de la biodiversidad en la franja costera de esta zona del norte de Tenerife, puesto que esta zona, debido a la fuerza del mar, que desplaza los arenales subacuáticos, no ha podido desarrollar praderas de fanerógamas marinas (los famosos sebadales del Sur). Al mismo tiempo, al aflorar a la costa, este alga garantiza la presencia de múltiples invertebrados que sirven de alimento a las aves costeras migratorias, como son el andarríos chico (Actitis hypoleucos) o el zarapito trinador (Numenius phaeopus), que habitualmente “pasean” por esta zona

Además, otras especies igualmente catalogadas como vulnerables son el alga roja (Gelidium arbuscula) y el molusco que todos conocemos como bucio (Charonio variegata).

JPEG - 28.1 KB
Foto: Juan C. Adam

SOBRE LA AVIFAUNA: Los escarpados acantilados de Acentejo, esculpidos por este mismo efecto de la fuerza del mar, dan cabida a varias especies de avifauna, siendo para algunas de ellas una zona de cría habitual. Cabe citar como especies nidificantes de estos acantilados a la pardela cenicienta (Calonectris diomedea borealis), el ratonero común o aguililla (Buteo buteo insularum), el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus canariensis), la lechuza común (Tyto alba alba) y el búho chico (Asio otus canariensis), estas dos últimas más conocidas por “corujas”. Para estas especies, así como para algunas otras, el puerto deportivo supondría un grave perjuicio, y en particular para las pardelas, ya que debido a la abundante luz artificial podrían verse deslumbradas y caer al suelo. También crían en esta zona pequeños pájaros como el herrerillo común (Parus caeruleus teneriffae) -forma endémica de algunas de las islas-, el mosquitero canario (Phylloscopus canariensis), una de las cinco especies de aves endémicas de Canarias, la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala leucogastra) -subespecie exclusiva del archipiélago-, el canario (Serinus canarius), etc.

JPEG - 36.1 KB
Foto: Juan C. Adam

También suelen visitar con frecuencia esta zona otras especies como la gaviota patiamarilla (Larus cachinnans), que se reproduce en otros sectores de la costa tinerfeña, y los ya citados andarríos chico y zarapito trinador, que son migratorios.

SOBRE LA GEOLOGÍA: Desde el punto de vista geológico, esta zona constituye igualmente un lugar de elevado interés, en el que pueden ser vistas las espectaculares disyunciones columnares de los basaltos, los conglomerados intermedios, los sinuosos almagres, o el citado efecto de la erosión marina que da forma a una amplia plataforma de abrasión y a múltiples riscos erosionados por el mar, que forman hermosas figuras de roca.

Por todo ello, no cabe duda que la costa de Tacoronte constituye una de las más fabulosas de Tenerife. Una zona en la que la vista y el alma descansan. Una zona de interacción de todos los seres: los marinos, los terrestres, los vegetales, los animales... una zona que nunca había sido privatizada, que es lo que se está pretendiendo con este destructor proyecto y que, con tu ayuda, no va a serlo jamás.

Ayúdanos en la recogida de firmas.




Visitantes conectados: 517