Oposición a la autovía Calatayud-Campo de Romanos

Ecologistas en Acción considera que el volumen de tráfico actual en la N-234 no justifica la creación de una infraestructura que causaría un gran impacto en el medio ambiente y perjudicaría el desarrollo del valle del Jiloca.

A raiz de la Declaración de Impacto Ambiental favorable a la realización de la Autovía Calatayud-Campo de Romanos publicada en el BOE el pasado 29 de Noviembre, Ecologistas en Acción-Calatayud estima que no está fundada la necesidad de esta Autovía por el negativo impacto y las repercusiones socio-económicas que podría provocar en el valle del Jiloca, y por lo innecesario de la misma, ya que existe una carretera nacional (N234), que absorbe perfectamente el tráfico actual.

Ecologistas en Acción de Calatayud argumenta que en la actual N234 no existe un nivel de tráfico que pudiera justificar dicha infraestructura. La densidad de tráfico es muy inferior a la que el propio PEIT (Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte) establece como mínimo necesario para hacerlas recomendables (10.000 vehículos/día).

La organización ecologista señala que el ahorro de tiempo en el viaje por esta Autovía frente a la carretera actual sería bastante reducido, ya que la complicada orografía de la zona podría obligar a tener que reducir las velocidades máximas permitidas.

Ecologistas en Acción de Calatayud considera que bastaría con mejorar el firme de la actual N234, ya que ésta tiene amplios tramos donde realizar adelantamientos, razón que vuelve a cuestionar la necesidad de construir una Autovía. Únicamente en el Puerto de Villafeliche existen puntualmente pequeños problemas en cuanto a visibilidad o posibilidades de adelantameniento, que serían subsanables con un carril de vehículos lentos en las zonas que puedan presentar algún problema, contribuyendo con esta sencilla medida a una óptima fluidez del tráfico y evitando así destruir zonas de alto valor ecológico.

Por último, el colectivo ecologista recuerda que siempre ha apostado por el ferrocarril convencional como medio de transporte sostenible, y demanda la reapertura del tramo Caminreal-Calatayud de la línea Santander-Mediterráneo como verdadero eje vertebrador entre Calatayud y Daroca.