Proyecto de arboricidio en el Prado San Sebastián

Ecologistas en Acción y la Plataforma Ciudadana por los Parques y Jardines de Sevilla [1] denunciará al Ayuntamiento de Sevilla por la recalificación y destrucción parcial del parque del Prado de San Sebastián, ideados para dar cabida en su interior a un edificio multiusos para la Universidad Hispalense: despachos, biblioteca, sala de estudio, cafetería, gran aparcamiento, etc.

De construirse dicho edificio las consecuencias para el parque serían considerables: eliminación de 176 árboles y 38 palmeras; alteración del nivel freático, afectando al resto de la arboleda; murallón de más de 130 m. de largo y 25 de alto que disminuiría la ventilación natural tanto de la zona verde como de la residencial aledaña. Además, se menoscabaría el disfrute ciudadano de este espacio libre, al destruir una de sus partes más usadas, por la frondosa vegetación, fuentes y juegos infantiles que posee.

Y también sería un despilfarro de dinero público; sevillano y, sobre todo, europeo. Porque estos jardines costaron cinco millones de euros, de los que un 70% fueron aportados por la Unión Europea dentro de los fondos FEDER y a través del POMAL (Programa Operativo de Medio Ambiente Local), para generar un microclima en el centro urbano combinando fuentes y vegetación frondosa. Ahora quieren eliminar más del 20 % de la masa forestal del parque. Así que Ecologistas en Acción estudia informar y denunciar ante la Unión Europea cómo emplea el Ayuntamiento esos fondos comunitarios que con tanta soltura solicita una y otra vez y, como aquí, luego dilapida tan alegremente.

Ecologistas en Acción y la Plataforma Ciudadana por los Parques y Jardines de Sevilla denunciará por vía judicial la vulneración de ley por pretenderse edificar sobre un predio de uso comunal, donación del rey Alfonso X a la ciudad de Sevilla, que ratificaron otros muchos reyes posteriores, incluidos Isabel II y Alfonso XII. El gobierno local puede administrarlo, pero no construirlo ni modificar su uso y carácter a su antojo. Para ello haría falta una ley del Congreso de los Diputados español.

Por otra parte, el nuevo Plan General (PGOU) de Sevilla tiene suspendida cautelarmente parte de sus determinaciones, porque pudieran ser contrarias a la legislación patrimonial. El reciente auto del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que atiende una demanda de la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (ADEPA), afecta de lleno a la actuación que se pretende realizar en el Parque del Prado. De continuarse adelante, por tanto, los responsables de la Delegación de Urbanismo podrían incurrir en desobediencia grave al máximo tribunal andaluz.

Los ideólogos de esta actuación arboricida, todo un Rector de universidad y políticos que se dicen progresistas, intentan minimizar su gravedad diciendo que “sólo” se ocupará algo de parque y que se trasplantarán los árboles. Estaría por ver. Pero, sobre todo, pretenden desviar la atención sobre la operación especulativa en la que se enmarca: el convenio urbanístico Universidad-Ayuntamiento por el que éste, dentro del nuevo Plan General, ha recalificado terrenos de aquélla (en Los Remedios, Nervión, etc.) para permitir la construcción de viviendas, generando plusvalías multimillonarias.

Ecologistas en Acción y la Plataforma Ciudadana por los Parques y Jardines de Sevilla, y las demás entidades también contrarias a este atentado ambiental, no se oponen a la construcción de cuantos edificios necesite la universidad. Lo que no entienden ni permitirán es que se quiera eliminar parte de un parque existiendo otros muchos terrenos y edificios, algunos aledaños a la zona, que podrían destinarse a dicho fin.




Visitantes conectados: 840