Parque si, despilfarro no

El jueves 13 de diciembre fue inaugurada, por la Alcaldesa de Jerez, la segunda fase del Parque del Altillo. La puesta en servicio de una nueva zona verde para el disfrute de los ciudadanos, es algo que Ecologistas en Acción de Jerez valora muy positivamente pero que desde que se inició la ejecución de este parque en el año 2.002, hubo actuaciones que fueron criticadas por esta organización. La zona donde se ejecutaba esta instalación era ya desde hacía mucho tiempo un bosque natural, propiedad de una familia que lo había mantenido, y contaba con una arboleda con muchos años y con ejemplares de un porte espléndido.

Una de las actuaciones que criticamos muy duramente al inicio de las obras en Octubre de 2.002, fue el intento de cortar tres almeces centenarios que según los diseñadores estorbaban para la ampliación de un vial. Ante las críticas que realizamos, que nos llevó incluso a pedir la dimisión de la entonces Delegada de Medio Ambiente, se decidió realizar un traslado de estos árboles, actuación que a Ecologistas en Acción Jerez nunca nos pareció oportuna dado su elevado coste y porque pensábamos que después del traslado, por sus características, estos árboles no tendrían ningún futuro y se secarían. A pesar de nuestras críticas los almeces se trasladaron. La propuesta de Ecologistas en Acción Jerez iba en el sentido de modificar el proyecto de ejecución del vial, pero nuestros argumentos no fueron tenidos en cuenta.

La zona donde se pretendía llevar a cabo las obras ya era un parque en sí misma y no era necesario realizar grandes inversiones, (el coste ha sido de 4.300.000 euros) ni grandes obras de infraestructuras, las actuaciones que desde Ecologistas en Acción Jerez entendíamos que se tenían realizar debían ir encaminadas, sólo a la adecuación para el uso público. Pero el proyecto del Parque consistía en la ejecución de unas zonas temáticas que para llevarlas a cabo obligaban a talar gran cantidad de los árboles ya existentes y la construcción a base de hormigón y de hierro de un gran número de estructuras que considerábamos totalmente innecesarias.

Cuando atendiendo a la invitación que desde el Ayuntamiento se realizó a Ecologistas en Acción de Jerez, para asistir el día 13 a la inauguración de la segunda fase de este proyecto, pudimos comprobar sobre el terreno la barbaridad que suponían muchas de las actuaciones llevadas a cabo.

En primer lugar, al no localizar los almeces trasladados, preguntamos por ellos y a nuestra pregunta se nos informó de que habían tenido que ser cortados dado que se habían secado al poco tiempo de su traslado. También pudimos comprobar como otros magníficos ejemplares de la misma especie, tenían síntomas de estar secándose, debido a los daños ocasionados en sus raíces al canalizar las muchas e innecesarias conducciones de agua y electricidad que se habían llevado a cabo.

Hay otras muchas actuaciones que se han realizado que nos parecen totalmente desafortunadas. Sirvan como ejemplo algunas de ellas: El parque tiene una superficie de unos 80.000 metros cuadrados, y una de las zonas que se ha creado es el “Jardín de la música”, que los diseñadores han ubicado desafortunadamente, en un extremo del mismo, junto a una carretera y debido a ello, el ruido de coches y motos no dejan escuchar los conciertos. Además se han creado 9.000 metros de praderas de césped, lo que va a suponer un gasto de agua muy considerable. Se ha realizado un gasto innecesario en la introducción de especies de árboles y plantas inadecuadas. Y sirva como colofón de los despropósitos, que en un parque con la superficie que tiene éste, no se ha previsto la instalación de aseos.




Visitantes conectados: 334