Planta de hormigón en plena Ruta del Quijote

Uno de los impactos más graves son los que afectan al tramo I de la Ruta del Quijote. La planta de hormigón proyectada no solamente viene a invadir de forma descarada los 12 metros de la zona de influencia de la Ruta sino que viene a romper toda la armonía ambiental y paisajística del tramo afectado, tanto desde el recorrido concreto por la ubicación de la Planta como desde todo el entorno y miradores asociados (Santuario de la Virgen de Criptana, descansadero…).

Salicor-Ecologistas en Acción entiende que, aparte de su propio significado intrínseco, uno de los principales valores de la ruta es su influencia de modelo positivo de conservación ambiental sobre el entorno recorrido, entorno que se ha de preservar inalterado como hasta ahora lo ha estado y que ha servido de justificación a la selección de los diversos tramos de la Ruta. Por ello se estima que actuaciones como la prevista, lejos de ser menores y anecdóticas, viene a constituirse en precedentes inaceptables y son una verdadera muestra de dilapidación arbitraria de recursos e inversiones tan cuantiosos como los puestos en juego por la Administración Regional desde 2005 con motivo de la ruta del Quijote e infraestructuras asociadas.

Además de las alegaciones presentadas al ayuntamiento, se ha enviado copia de ellas a las consejerías de cultura y de turismo, así como al Servicio Provincial de Evaluación Ambiental, a quien se expone la necesidad de sometimiento de dicho proyecto a Evaluación del Impacto Ambiental, cosa que hasta ahora no consta en el expediente de licencia.

Además de todo ello se ha querido hacer hincapié ante el Ayuntamiento de Campo de Criptana que el proyecto que se pretende realizar no va a ser considerado por el ecologismo como un hecho puntual y aislado sino que es un acto de depredación ambiental intolerable en un entorno concreto que hasta hace sólo 4 años en que entró en vigor el POM, estaba protegido por su interés paisajístico. En sólo ese tiempo una emblemática zona de genuino paisaje tradicional inalterado durante centenares de años ha pasado a tener vocación de zona industrial, con extensas canteras e infraestructuras y actividades asociadas.

Toda una “huida hacia adelante” frente a la que se pide la no ubicación de la Planta en ese sitio concreto y la adopción de medidas de restauración de ese entorno ahora degradado, así como la recuperación para el POM de todas las zonas de protección paisajística contempladas en las anteriores NNSS de Planeamiento, punto éste que se considera clave.

El proyecto, además, viene a confirmar la espiral de caos y des-ordenación del territorio en la que está cayendo Criptana tras décadas de ordenación ejemplar reconocida a todos los niveles, técnicos y políticos; y, por desgracia, está muy en la línea previsiones como las que está realizando el Ayuntamiento para el próximo plan de infraestructuras de acceso a la población y la reciente ubicación de un polígono industrial privado en una zona expresamente recomendada como de protección paisajística por el Plan Especial elaborado por Fundación Caja Madrid en 2006.