Contra la utilización del SEPRONA en la persecución de las interrupciones del embarazo

Todas las versiones de este artículo: [English] [Castellano]

Ecologistas en Acción considera irresponsable que se esté utilizando al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) como policía judicial en actuaciones que nada tienen que ver con la destrucción del medio ambiente, especialmente en la persecución de las clínicas que realizan interrupciones del embarazo.

Durante los últimos meses los miembros del SEPRONA se han visto obligados a reducir su atención y persecución de los delitos ambientales para dedicarse a investigar y perseguir actividades ajenas a la conservación del medio ambiente, como es la investigación de clínicas que realizan interrupciones del embarazo y mujeres que han acudido a ellas, entregando citaciones judiciales e interrogatorios a domicilio.

El SEPRONA tiene como misión velar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y medio ambiente, de los recursos hidráulicos, así como de la riqueza cinegética, piscícola, forestal y de cualquier otra índole relacionada con la naturaleza, sin embargo en los últimos meses se está utilizando al SEPRONA como policía judicial para otras actuaciones legales que nada tienen que ver con sus competencias y formación, provocando ello una menor atención hacia aquellas actividades que provocaron su creación, especialmente el seguimiento de las actividades cinegéticas y piscícolas, la investigación y denuncia del uso de cebos envenenados y otros métodos no selectivos de caza, de la investigación de los incendios forestales provocados, el seguimiento de los ríos y humedales denunciando los vertidos incontrolados, etc.

Para Ecologistas en Acción la labor que realiza el SEPRONA de vigilancia y denuncia en el medio natural es de gran importancia que se mantenga, e incluso debería ampliarse con la creación de nuevas patrullas y la mejora de los equipos técnicos que disponen, ya que la destrucción del medio ambiente por la especie humana no solo no se ha reducido en los últimos años sino que se ha extendido a la totalidad del territorio y se realiza cada vez con mayor permisividad.