Realización de trabajos forestales y caminos de hormigón en el Soto

En la zona conocida como El Soto, de Castellar de la Frontera, se están realizando trabajos forestales y caminos de hormigón. Estos trabajos los está llevando a cabo la empresa EGMASA, dependiente de su delegación.

Se desconoce el proyecto que se quiere ejecutar, por lo que es preocupante la afectación que se le pueda ocasionar a este bosque único y de incalculable valor ambiental.

Actualmente, se pueden observar huertos ilegales y basuras por todo el bosque. Se puede considerar, que la actuación que se está realizando, debe ir encaminada, a la protección del mismo y no al esparcimiento de los habitantes de las urbanizaciones cercanas y del pueblo, ya que de esa manera y en poco tiempo, se acabaría destruyendo este ecosistema tan frágil y único.

Se ha enviado un estudio botánico sobre esta zona del Soto de Castellar a la Delegación de Medio Ambiente en Cádiz.

Ecologistas en Acción del Campo de Gibraltar quiere hacer hincapié en lo siguiente:

Entre las especies no leñosas hay que detenerse en tres taxones que consideramos rarísimos en la actualidad. El Apio común (“Apium graveolens”), que por sí solo denota el altísimo nivel de calidad de un ecosistema fluvial y que únicamente conocemos por cuatro citas: Guadacorte y Almoraima (W.Dod.1914), Marismas de Guadacorte (Mariscal Rivera, 1986) y El Soto de Castellar (Sánchez Tundidor y García Rojas, 1998). La segunda especie sería aún más rara dado que hablamos de la Lisimaquia Roja (“Lysimachia ephemerum”), que sólo se conocía en Sierra Morena y Grazalema; a pesar de ser une especie muy vistosa que crece en grandes grupos y que supera fácilmente el metro y medio de altura. Únicamente aquí hemos podido redescubrirla tras mas de 50 años de haberse herborizado por ultima vez (Sánchez Tundidor, 1998: Inédito). Una tercera “joya” es el Candilito de Trompa (“Arisarium proboscideum”), que nunca antes se había encontrado fuera de los bosques relictos de laurisilva. Nombrada en el Libro Rojo de la Flora Amenazada de Andalucía. (García Rojas, 1998; inédito).

Estas tres valiosísimas especies muy probablemente se extingan en breve si no tomamos medidas correctoras de inmediato.

Por otro lado, debemos tener en cuenta lo siguiente:

1.- Esta Aliseda está protegida integralmente por las Leyes de la Unión Europea, del Estado Español y de la Junta de Andalucía. También el “Arisarum proboscideum” (Candilito de trompa), incluido en la lista del Libro Rojo de la Flora Silvestre Amenazada de Andalucía.

2.- Este hábitat debe ser limpiado y recuperado especialmente en su margen derecha, a su paso por el pueblo mismo, dado que se ha hecho una zanja profunda que ha desviado el curso natural del agua dentro del bosque y la cobertura arbórea ha sido arrasada en centenares de metros.

3.- Debido a sus valores intrínsecos, que la hacen única, y a la proximidad física con el territorio protegido de la Almoraima, no sería gravoso incluirla en una futura ampliación del Parque Natural.

4.- Consideramos que cualquier actuación urbanística, extracción de arenas, pistas de motocross, pinchazos de aguas, almacenamiento de escombros, depósito de agua fecales, huertos ilegales, cercados variados, talas indiscriminadas, acampadas de fin de semana, ferias locales…y todas las demás agresiones que se han cometido y se siguen cometiendo a fecha de hoy son, desde todo punto de vista, infracciones a las leyes y normativas vigentes y, deberían de contemplarse como Delitos Ecológicos.




Visitantes conectados: 472