Talan alcornoques en la finca de Casasola en Estepona

En el lugar se está concluyendo un proyecto de conservación de Ecologistas en Acción.

La ya exigua población de alcornoques de Casasola se ha visto diezmada drásticamente.

Ecologistas en Acción lamenta profundamente la poca sensibilidad demostrada por algunos residentes en el litoral del municipio. Recientemente pudimos constatar que más de media docena de alcornoques de una finca privada amanecieron talados por su base sin permiso de ningún tipo. Parece ser que los árboles fueron cortados a principios de diciembre. Tanto el propietario de la finca como la delegación municipal de medio ambiente han puesto el asunto en manos de la policía local.

El alcornocal costero, situado sobre arenas litorales, es el tipo de bosque natural que correspondería a todo el litoral esteponero y debería servir de referente para ejecutar una jardinería racional y sostenible, cosa que nunca ocurre en este municipio. Lo único que queda de alcornocal sobre arenas en Estepona son los pequeños rodales existentes en el tramo El Saladillo – Matas Verdes, siempre en fincas privadas y en muy pequeño número. Y este árbol, que supone una reliquia en el litoral esteponero, está siendo condenado al exterminio por personas que desconocen que pueden estar cometiendo un delito ambiental, máxime al actuar sin permiso, pues el alcornoque está protegido por la legislación vigente.

Precisamente, Ecologistas en Acción está realizando un proyecto de conservación del sistema litoral de El Saladillo-Matas Verdes, financiado por “La Caixa” y con la colaboración del Ayuntamiento de Estepona y la Universidad de Granada que está tocando a su fin.

La finca, ubicada en Casasola, en la zona más oriental del municipio, es la última de considerable extensión en todo el litoral esteponero que cuenta con vegetación natural. Un pequeño bosquete de pinos y alcornoques resisten los envites de la presión urbanísitica, gracias al empeño personal demostrado por el propietario de la finca. Precisamente, a lo largo de este año, Ecologistas en Acción remitió una solicitud a la demarcación de costas para que incluyera a esta finca en su proyecto de deslinde del dominio público marítimo-terrestre como zona de protección. Dicha propuesta fue bien recibida por Costas. Asimismo, el ayuntamiento de Estepona reconoció hace años su valor al señalizar las dunas de Casasola como “zona de alto valor ambiental” en varias ocasiones, aunque luego permitiera depositar grandes cantidades de escombros de limpieza de playas y permitió la instalación de un chiringuito sobre ellas que será retirado en fechas próximas. De igual modo, el propio ayuntamiento propuso que esta finca figurase en el POT de la Costa del Sol Occidental como zona protegida y no urbanizable, aunque aún no ha promovido tal calificación en el Plan General de Ordenación Urbana de Estepona y proyecta sepultarlas bajo un paseo marítimo.

Pero los vecinos de El Presidente se han quejado varias veces porque los árboles les impiden “ver el paisaje” desde sus lujosos chalets. La escasa vigilancia a la que está sometido el litoral y la acostumbrada permisividad que muestran las autoridades locales con quienes talan árboles sin permiso dan lugar a que se produzcan este tipo de agresiones al último reducto de costa natural que queda en Estepona. Algunos alcornoques estuvieron incomprensiblemente marcados este año para una tala selectiva diligenciada conforme a la legislación por el técnico municipal responsable, Miguel Ángel Vico, pero falta de supervisión pues los alcornoques siguieron marcados. Al final no se hizo la necesaria entresaca de pinos ni, afortunadamente, se talaron los alcornoques marcados.

Ecologistas en Acción interpondrá una denuncia por daños ante el servicio de protección de la naturaleza de la Guardia Civil y ante la Consejería de Medio Ambiente.