Localizan un buitre electrocutado

Los casi 20 años desde la declaración de la sierras de Hornachuelos, de Villaviciosa de Córdoba, Almodóvar del Río, Posadas y Córdoba, como Parque Natural, no han bastado para erradicar uno de los principales factores de mortandad de numerosas especies de fauna silvestre, particularmente las rapaces, la muerte por colisión y electrocución en tendidos eléctricos.

Un buitre leonado ha sido localizado muerto en la parte superior de un poste metálico en el interior de una finca en el Parque Natural de la Sierra de Hornachuelos. Probablemente la electrocución se habrá producido estando posada en la estructura metálica del poste. La colocación de coberturas aislantes, apreciables en las fotografías que acompañan la comunicación enviada a la Consejería de Medio Ambiente, no han sido suficientes para evitar la muerte de una especie protegida que representa uno de los principales atractivos y activos del mencionado espacio natural protegido.

Ecologistas en Acción considera fundamental reducir el riesgo de colisión y electrocución. Para ello es necesario seguir reforzando las medidas de corrección más adecuadas, y controlando que las nuevas instalaciones eléctricas incorporen todas las medidas correctoras que se han demostrado eficaces en la reducción de este factor de mortandad de fauna silvestre.

En Andalucía, la Ley de Protección Ambiental (L. 7/1994) obliga a que las líneas eléctricas de tensión superior a 66 Kv tengan una Evaluación de Impacto Ambiental, (punto 28, anexo 1) y las inferiores a 66 Kv (precisamente las más peligrosas) tengan un Informe Ambiental, menos estricto, (punto 15, anexo 2). Posteriormente se aprobó en el año 1990, un Decreto (194/1990) que establecía la obligación de que en los Espacios Naturales, las nuevas instalaciones eléctricas cumplieran con una serie de características para minimizar el impacto sobre la avifauna. Ha tenido que transcurrir 16 años para que la Junta de Andalucía aprobase una Decreto (178/2006) de aplicación en el conjunto del territorio andaluz.

A pesar del avance normativo, para las líneas eléctricas ya existentes no se establece ni obligación ni plazo para su desaparición o corrección (exceptuadas las correcciones para evitar la colisión en determinadas ZEPAS, ZEC y entornos de humedales incluidos en el Inventario Andaluz de Humedales). A sólo un año desde que se aprobó esta norma, queda mucho por hacer y legislar para solucionar este grave problema ambiental que afecta a una parte de la Biodiversidad más amenazada.

La población de buitre leonado en la provincia es de aproximadamente unas 190 parejas, distribuidas entre las Subbéticas de Córdoba y la Sierra de Hornachuelos, concentrándose en los parajes más rocosos de la cuenca del Bembézar casi el 80% de la población estimada. La población, a pesar de la escasez de carroña en el monte, de la presencia de venenos en algunos cotos de caza, etc., mantiene desde hace unos años una tendencia positiva.