El grupo Antequera Golf pretende construir un campo de golf sobre un acuífero

El grupo Antequera Golf, con su último anuncio de querer construir un campo de golf y urbanizaciones en la Magdalena, se une a la barbarie de proyectos irrespetuosos con el medio ambiente que últimamente están azotando Antequera, en su gran mayoría, por no decir todos, relacionados con el golf.

Éste en concreto, afectaría al acuífero de la Magdalena, poniendo en peligro la cantidad y la calidad de las aguas, y el futuro en sí, del segundo acuífero en cuanto a importancia de los que abastecen a Antequera y a algunas pedanías. Además, saltaría las barreras naturales que rodean a Antequera, y con ello también, su zona natural de crecimiento, rompiendo drásticamente la imagen homogénea actual y con ello el singular modelo de ciudad que hace característica a Antequera, acercándose peligrosamente a la carretera del Valle de Abdalajis, y con ello, a la Sierra del Torcal, y todo por vanales intereses especulativos.

ACUÍFERO HISTÓRICO

El sistema acuífero de la Magdalena ha sido utilizado desde muy antiguo para el abastecimiento de Antequera. Es un acuífero de fuerte calado entre la población -conocido popularmente como "La Malena"-, ya que se encuentra relativamente cerca del nucleo urbano y es una zona muy utilizada por los antequeranos para pasear, famosa por su singular, histórico y espectacular sendero (Camino de las Arquillas) que circula colgado del Hacho y sobre el Arroyo del Alcazar, que lo conecta con el casco urbano.

Geográficamente, se encuentra situado al suroeste de Antequera, con unos 12 km2 de perímetro y a una altitud media de 600 mts. Es un acuífero que incluso en los periodos de sequía de principios de los noventa aportaba caudal y que su media anual está en torno a 1 Hm3 (1000.000.000 litros), cantidad suficiente para abastecer a una población de unos 13000 habitantes. El 50% de su caudal se dedica al abastecimiento humano de Antequera, y aldeas como el Ventorrillo de La Magdalena y Las Lagunillas, además de cortijos y granjas; y el otro 50% es utilizada para el riego en la Vega Antequerana.

FUTURO AMENAZADO

Este proyecto amenazaría el futuro del acuífero y con ello el de la población antequerana y de las aldeas que de el se surten. Estos peligros vendrían por las filtraciones de fitosanitarios del campo de golf al subsuelo, la puesta en peligro de su caudal por extraciones de agua para el riego del mismo o las afectaciones que causarían las acciones sobre el medio físico necesarias para este tipo de instalaciones y urbanizaciones (movimientos de tierras, explanaciones, excavaciones, modificación de la orografía, etc), que pondrían en peligro el drenaje y retorno natural de las aguas, al subsuelo que constituye todo el sistema acuífero, única fuente de abastecimiento del mismo, ya que diferentes estudios descartan una posible recarga lateral desde el Torcal. Con ello, contradiría los artículos 12,14 y 97 del Real Decreto 01.01 20 de julio de la Ley de Aguas, al ser dominio público hidraúlico; también iría contra el Plan de Cuenca Sur de la Confederación Hidrográfica, que en sus planes de actuaciones tiene previsto la creación de perímetros de protección de los acuíferos, al constituir estos un recurso unitario, subordinado del Interés General.

EN CONTRA DE LA ZONA NATURAL DE EXPASIÓN

Este proyecto daría un hachazo urbanístico al crecimiento natural de esta población, llevándola hacia el suroeste y saltando los límites naturales que actualmente la arropan, pues la zona de expansión urbanística e industrial de Antequera es la noroeste, norte y noreste; por lo que desgarraría literalmente la imagen homogénea de la que a día de hoy aun puede presumir Antequera, alejándola del modelo de ciudad histórica y a la vez sosteniblemente desarrollada, dejando que la amolde el capricho y la codicia de unos pocos, cegados por intereses que nada tienen que ver con el general. Además de premiar el crecimiento indiscriminado de la ciudad, haría de efecto imán para nuevas urbanizaciones, atraidas por la especulación del terreno, disparando aun más el precio de la vivienda y dificultando el acceso de jovenes y personas necesitadas a la misma.

El Ayuntamiento de Antequera, si en realidad mirara por el interés de sus ciudadanos, debería dejar de firmar convenios urbanísticos como este, que atenten contra el medio ambiente y el bien común.

MORATORIA DE CAMPOS DE GOLF

Ejemplos como el anterior, ponen de manifiesto, la cada día más necesaria imposición de una moratoria a los campos de golf, hasta que este sector sea regulado y se ponga fin al caos reinante actual, de estos también llamados: "desiertos verdes".
Mientras el golf siga unido por voluntad propia a este tipo de ruines movimientos especulativos; por muchas noticias que publiquen en los distintos medios de comunicación de lavado de imagen como: Sergio Garcia dando clases a niños deficientes; torneos de golf con motivos solidarios en Antequera, Severiano Ballesteros dando clases de golf a jovenes etc, etc. (todas ellas muy loables); nunca va a gozar del favor popular como se pretende y que está muy lejos de conseguir; además de seguir siendo por mucho tiempo un deporte de minorías por méritos propios. Este deporte en el Estado Español, no necesita enemigos, ya que lo tienen en casa: son ellos mismos; y son expertos en generar nuevos afectados, al mínimo esfuerzo, crean miles de ellos.

PLATAFORMA POR EL AGUA DE ANTEQUERA Y COMARCA

Ecologistas en Acción, junto con distintos grupos provinciales, locales y asociaciones vecinales, han consituido la "Plataforma por el agua de Antequera y Comarca" para luchar contra proyectos como el presente, que pongan en peligro el más singular y vital de los valores: el agua.