El bosque de la Genestosa en peligro por talas indiscriminadas y especulativas

Nido de especie protegida amenazado

Ecologistas en Acción de Salamanca quiere denunciar públicamente el atropello contra el medio natural que el Ingeniero Jefe de Montes del Servicio Territorial de Salamanca está cometiendo en el bosque de robles conocido como La Genestosa, en los municipios de Navasfrías y Casillas de Flores. Este robledal se encuentra en plena sierra de Gata, dentro del espacio protegido por la red Natura 2000 del “Rebollar”, y se trata de uno de los robledales más valiosos de la Península. Puede ser explotado con el ganado, una pequeña carga cinegética o como lugar de esparcimiento, dado que es de la Junta de Castilla y León y está libre de pagar a particulares o municipios para su mantenimiento. Sin embargo, de no pararse las talas, se corre el riesgo de que desaparezca.

La organización ecologista ha tenido conocimiento de la tala indiscriminada que se está efectuando en Navasfrías con unos desmoches sin-sentido sobre los pies más longevos y de mayor porte en un robledal maduro y centenario único en la Península, conocido como La Genestosa. Se trata de un robledal centenario (de Quercus pyrenaica) con una valía paisajística y ecológica extraordinarias en las faldas de la Sierra de Gata, al suroeste de la provincia en contacto con Cáceres y Portugal, inscrito como Monte nº1 en el Catálogo de Montes de Utilidad Pública de Salamanca. Este robledal es propiedad de la Junta de Castilla y León y ya sufrió una drástica intervención por parte de la administración gestora, el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Salamanca, consistente en la corta y entresaca de una masa apenas intervenida con el único objetivo de recaudar fondos con la venta de aproximadamente 2.000 estéreos de leñas.

“De nuevo tenemos que apelar al cargo de Agustín Sánchez de Vega, como responsable de la Delegación de la Junta de Castilla y León en Salamanca, para que demuestre su sensibilidad ambiental desautorizando la masacre que ha iniciado el Ingeniero Jefe de Montes en la Sierra de Gata”, dice Carlos Lumbreras de Ecologistas en Acción de Salamanca.

Y añade: “cambiar euros por vida nos recuerda a los arboricidas del trasnochado ICONA que tanto sangraron nuestros montes”. La Genestosa está considerada como uno de los mejores bosques en su género de toda la Unión Europea, emblema de los Bosques Insignes del Catálogo elaborado por la Junta de Castilla y León, y, a las muchas amenazas de gestión que sobre él se ciernen, ahora cabe sumar la insistente obsesión del Ingeniero Jefe de la Junta, el Sr. César Prieto, por extraer leñas de las copas mejor conservadas que consiguieron escapar a la intervención del año pasado (se acompaña a esta nota una descripción del robledal y material fotográfico).

En realidad estos aprovechamientos no tienen otro objeto que el meramente recaudatorio. En un primer señalamiento realizado en masas contiguas de arbolado joven que perimetra el corazón del monte maduro se pretendía emplear el método de clara por lo alto o “clara francesa” consistente en localizar el pie mejor conformado y eliminar el competidor si este existiese.

Maquinaria de última generación para asesinar un bosque centenario

Esta entresaca pretendía ejercer el menor impacto posible y descartaba la apertura de calles para el desembosque, pero la realidad es que se enajenaron más de 2.000 estéreos para leñas, realizándose calles cada 8 a 10 metros y con una extracción impactante sobre una masa escasamente intervenida. Para Ecologistas en Acción de Salamanca la lentitud del regenerado en La Genestosa no se debe a la elevada fracción de cabida cubierta que proyectan las copas, como es argumentado, sino a los continuos desbroces a los que ha sido sometida durante los últimos años, que ha diezmado el posible regenerado y el sotobosque de matorral que protege a las semillas de la masa principal.

Los señalamientos que se han realizado en este monte acabarían con el 66 % de la masa madura de roble Quercus pyrenaica que lo integra bajo la excusa de una corta que pretende favorecer el regenerado de dicho monte, que per sé se produce de forma natural. En efecto, Ecologistas de Salamanca considera que las talas de los robles que se están llevado a cabo en Navasfrías no tienen otro fin que el especulativo, cuando no el desprecio de la gestión de Medio Ambiente por los ecosistemas estables al obviar la pérdida irreparable en el Patrimonio natural, paisajístico e histórico de Salamanca, tan incómodo para pretensiones lucrativas.

Por si fuera poco el despropósito de esta gestión forestal arcaica, se argumenta que toda la masa de roble morirá a la vez sino se interviene debido a su elevada edad, negando a las generaciones venideras un monte diverso y heterogéneo en el que cohabiten diferentes clases de edad, “lo que nos situaría ante un acontecimiento histórico, pues no se conoce a nivel mundial un bosque que muera por madurez al mismo tiempo”, añade el portavoz ecologista. ¡Qué se puede esperar uno ya en esta provincia cuando el responsable de Montes habla de los árboles maduros como “cojos que hay que eliminar”, y justifica con tal barbaridad el arrasar un bosque valiosísimo y repleto de animales! Las copas de los robles que se están cortando son extraordinariamente gruesas, de hasta 30 centímetros de diámetro, “un auténtico botín para venderlas como leñas”.

Por eso desde Ecologistas en Acción se quiere también denunciar la repercusión que estas talas tendrán sobre las aves. El inicio de la primavera es el punto de arranque para que muchas de ellas empiecen a ocupar los nidos y las molestias de las máquinas y las cortas son una amenaza insalvable, en especial para las rapaces sedentarias y estivales que encuentran en la Península Ibérica su bastión reproductor.

Destaca que los trabajos realizados se encuentran a escasísimos metros, apenas 50 como puede apreciarse en las fotografías, de una de las plataformas de nidificación de una de estas especies, el halconcillo Abejero Europeo (Pernis apivorus), sin que los Técnicos del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León hayan reparado en las graves consecuencias que este tipo de talas abusivas, aparte de las ambientales en su conjunto, ocasionan a estos animales en esta época del año.

Los hechos descritos suponen una infracción a la vigente Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, por cuanto en su Artículo 76 (de la tipificación y clasificación de las infracciones) regula: “apartado g): La alteración de las condiciones de un espacio natural protegido o de los productos propios de él mediante ocupación, roturación, corta, arranque u otras acciones”. Y ”o): La perturbación, muerte, captura y retención intencionada de especies de aves en las épocas de reproducción y crianza, así como durante su trayecto de regreso hacia los lugares de cría en el caso de las especies migratorias.”

Una vez más desde Ecologistas de Salamanca se hace un llamamiento al respeto, a la educación, a la profesionalidad y a la defensa de la naturaleza, instando a los responsables de la Junta de Castilla y León a que se informen de cómo se deben realizar las cortas en nuestras masas forestales y se esfuercen por buscar una gestión sostenible para los espacios naturales de la provincia de Salamanca.

El alto valor ecológico del bosque de La Genestosa se debe en buena a medida a la mínima manipulación de decenas de años, frente al resto del Rebollar que, por su estatus privado, es hoy un medio de más de 50.000 ha. muy transformadas.

Sin embargo, las intervenciones que empiezan a aparecer en este monte pueden conducir a la degradación irreversible del mejor bosque de Quercus pyrenaica de todo el Rebollar, mientras que para la asociación ecologista existen alternativas viables: un uso tradicional para el ganado, una pequeña carga cinegética o su adecuación como lugar de esparcimiento, pueden hacer del robledal un lugar perdurable, máxime si se tiene en cuenta que es propiedad de la Junta de Castilla y León y ésta, libre de tener que pagar tributo alguno a particulares o municipios, debe defender un uso público compatible con su mantenimiento.

“¡Claro, quién sabe si lo que buscan sea que con el tiempo la transformación de La Genestosa y otros bosques de la sierra de Gata permita una expresión más de ese urbanismo canalla que tan de moda se está implantando desde la Consejería de Medio Ambiente de la Junta como modelo de especulación en la comunidad de Castilla y León!”, añade Carlos Lumbreras.

Para Ecologistas en Acción de Salamanca salvaguardar La Genestosa, y con ella declarar el Espacio Natural de El Rebollar como Parque Natural, pasa por poner a disposición de estos pueblos diezmados las posibilidades que ofrece un espacio rural y de calidad en la línea del desarrollo sostenible emprendida por otras comarcas salmantinas vecinas, las Batuecas y Arribes del Duero.

Y por ello se preguntan: “¿Qué está ocurriendo mientras tanto en esta zona de Salamanca que las carreteras que unen Navasfrías con pueblos vecinos y Portugal se saltan la legislación ambiental y con un desprecio absoluto a su rico patrimonio natural, como está sucediendo también con este robledal maduro de La Genestosa, en lugar de poner este potencial de capital en valor y al servicio de los vecinos?




Visitantes conectados: 762