Descontento por la gestión de la Delegación de Medio Ambiente

Casi un año después de las últimas elecciones municipales, la Delegada de Medio Ambiente y Sostenibilidad nos convocó junto a todos los demás colectivos participes del Consejo Local de Medio Ambiente a la primera reunión de la legislatura. Si bien en septiembre pasado hubo una convocatoria previa, el orden del día de entonces se limitó exclusivamente a la constitución del mismo. Esta larga demora no se justifica con los argumentos y el perdón expresado por la propia Delegada: la idoneidad de una fecha para su celebración así como los “conflictos” e ”incidentes” a los que la Delegación de Medio Ambiente ha tenido que hacer frente durante estos meses.

Desde Ecologistas y desde todos los grupos que conformamos el Consejo Local de Medio Ambiente (C.L.M.A) expresamos nuestro malestar por el retardo en la celebración, si bien la responsable municipal se comprometió a que antes del mes de junio se convocaría de nuevo al pleno del C.L.M.A. Las tres horas y media que duró la celebración del Consejo no fueron suficiente para desarrollar plenamente todos los puntos previstos en el orden del día. La mayor parte del desarrollo de la reunión lo fue para que la Delegada expusiera los cometidos ejecutados hasta el momento y los proyectos de futuro previstos por la Delegación de Medio Ambiente. Fueron tratados temas diversos y desde Ecologistas felicitamos el nuevo planeamiento de xerojardinería iniciado por la Delegación.

Sin embargo, la posición de todos los que participamos en el debate fue casi unánime en relación al que sin duda fue el punto estrella del orden del día: la situación del reciclado en general y de la planta de Las Calandrias en particular. Ante la grave situación que se viene actualmente sucediendo en la planta de reciclaje y compostaje (conflicto laboral entre trabajadores y empresa con gravísimas implicaciones medioambientales al quedar paralizado todo el proceso de separación y reciclado de los residuos sólidos urbanos), así como ante los malos resultados históricos de recuperación de residuos mostrados por Ecologistas y otros portavoces del Consejo; la respuesta de la Delegada y del representante de Ajemsa fue la de justificarse dadas las “consecuencias” del propio conflicto, así como por las obras que desde hace meses se vienen desarrollando en la planta de Las Calandrias. La actitud de la Delegada de Medio Ambiente ante esta calamitosa e insostenible situación queda perfectamente reflejada con el argumentaro conformista del que hizo uso para de una manera cerrar el conflictivo punto de los residuos: “al menos Jerez dispone de una planta de reciclado y compostaje, y no como los municipios de la Bahía que tienen que arrojaron sus basuras al vertedero de Miramundo”. Desde Ecologistas criticamos este talante complaciente de la Delegada de Medio Ambiente, así como la ausencia absoluta de auto crítica, necesaria si se pretende no caer en los mismo errores del pasado.

Nuestro descontento también se justifica por el incumplimiento de las promesas tanto de Francisco Lebrero, anterior Delegado de Medio Ambiente, como de la actual responsable del área, cuando se comprometieron a presentar ante el pleno del C.L.M.A. el nuevo PGOU, con la asistencia de algún técnico que expusiera los aspectos más significativos del mismo.

De igual modo mostramos nuestro malestar por la falta de fluidez en la relaciones que actualmente profesa la Delegada con los colectivos ciudadanos implicados en la defensa del medio ambiente.

Esta actitud se evidenció al presentar al pleno la auditoria que por parte del Ayuntamiento y desde el pasado mes de diciembre se viene sometiendo al río Guadalete en su cauce y riberas a través de la contratación de una consultora externa. La delegada reconoció que desconocía la existencia de un estudio previo desarrollado precisamente por Ecologistas en Acción a instancia de la Consejería de Medio Ambiente, así como no tener constancia del Plan de Recuperación del río Guadalete.

De cualquier modo, desde Ecologistas en Acción de Jerez esperamos un nuevo rumbo en el trabajo de la Delegación de Medio Ambiente, en la medida en que clarifiquen su plan y programa de trabajo para estos tres años que restan de la actual legislatura, así como un cambio en la actitud para con los distintos colectivos sociales que estamos involucrados en la defensa de nuestro medio ambiente.