Carta a la nueva Ministra de Medio Ambiente y Medio Rural

Señora ministra, mande romper vallas, ande...

Pasados 12 ó 15 años sin parar de denunciarlo, Ecologistas en Acción de Rota, vuelve al asunto que cíclicamente sale a los medios cada vez con menos fuerza por parte de los políticos responsables y más perplejidad por parte del respetable y por ello no olvidado: la privacidad de una playa de nuestro litoral. La Playa del Almirante. Aunque el nombre lo dice todo hay que aclarar que este trozo de litoral se encuentra saliendo de nuestro pueblo siguiendo la orilla y hacia Levante. Allí, el confiado turista podrá desconcertarse a gusto al descubrir que unos 400 metros de playa están absurdamente guardados y bien pertrechados por cámaras de televisión, soldado, valla y espigón. (Que se ha terminado hace unos meses "…Para proteger la pérdida de arena…"-dijeron los técnicos... Curiosamente, qué casualidad, dicha costosísima barrera de piedras y rompeolas está a unos 3 metros de la valla que lleva más de medio siglo “protegiendo… (¿nos o les?) a- la -Base- de-ataques-exteriores…"-dirá la milicia...-)

Esta playa -suponemos, que la última privada de España- fue visitada hasta la valla por una manifestación que organizó este colectivo y los vecinos de la vecina barriada del Molino, bañistas y algún concejal camuflao, hace, como decimos, más de una década para nada: un guardia civil recogió la protesta escrita y la pasaría a sus superiores…que esa mañana de domingo estaban a unos metros nada más bañándose cómoda y blindadamente entre la tranquila orilla y las dunas cubiertas de vegetación litoral interrumpida sólo por las escaleritas que van directamente al chalé del señor almirante de guardia.

Algunas autoridades locales se “han atrevido” a decirles a los entorchados y estrellas en sus despachos que “la playa…usted sabe…es un bien público…es el litoral….la Ley de Costas….no habría problemas de seguridad como bien sabe Usía si ponemos una valla por encima de la duna…usted podría bañarse entre los vecinos del molino que son la mar de pacíficos y el ayuntamiento no le cobraría la sombrilla…” Sin ponerles firmes por semejante "exabrupto" la respuesta verano tras verano es evidente.

La seguridad del enclave militar tendrá cientos de lugares más vulnerables en todo el perímetro de la Base Naval. Lo ve cualquiera menos quienes pasan los años disfrutando tan frescamente de una playa encubiertamente privada. También recordamos que hace poco un alto cargo de la Demarcación de Costas preguntaba –o se preguntaba…- a un concejal cómo con el gobierno que había en España….podía haber una playa para unos poquitos señores bañándose tan ricamente al lado del uniforme…cómo era posible…

No sabemos en qué papelera tiraría el ministro nuestras tarjetas de protesta hace diez años, ni qué hará la señora ministra…cuando lea esta denuncia…dentro de ná…pero queda “emplazada” e invitada a bañarse con su nuevo niño en nuestra parte para dentro de dos veranos en que haremos la siguiente manifestación.