Acoso a la bandera negra del Albarrobico

El domingo 27 de Abril a las 11 de la mañana, un grupo pequeño de contramanifestantes y familiares afines al alcalde de Carboneras, intentaron atacar físicamente a una manifestación de 500 personas que pacíficamente se manifestaban como jornada de defensa del patrimonio natural de Almería.

Ecologistas en Acción Almería, denuncia ante la opinión pública y los medios de comunicación, el comportamiento violento de un grupo reducido de unas 70 personas adictas al alcalde de Carboneras que intentaron agredir a las personas convocadas legalmente por la Asociación para la Defensa de la Alcazaba Almería y por los grupos ecologistas.

La presencia de algunos números de la Guardia Civil evitó un enfrentamiento físico entre los manifestantes que expresaban de forma legal su posición a la construcción irracional del hotel El Algarrobico y el reducido grupo de agresores compuesto por la seguidilla del alcalde, donde sus familiares ocupaban un rol protagonista.

Los agresores intentaron arrebatar violentamente algunas de las banderas que portaban los manifestantes ecologistas y defensores del patrimonio cultural, natural y etnográfico de Almería. Estas personas pertenecen a la negra y trágica tradición ibérica guerracivilista que cree firmemente en los valores de la violencia física, los insultos, las amenazas y las provocaciones cuando se enfrentan a argumentos y razones.

Al contrario de nuestra convocatoria de manifestación legalmente amparada por la firma de los documentos de los organizadores, los contramanifestantes han hecho una convocatoria ilegal y anónima, pues no se han atrevido a firmar convenientemente la convocatoria de contramanifestación. Por otra parte, cabe destacar la escasa presencia de contramanifestantes y partidarios del saqueo un valor cultural naturalista que excede ampliamente los límites del ayuntamiento de Carboneras. Aprovechamos esta nota de prensa, para señalar públicamente que el tema de la demolición del hotel El Algarrobico, se sigue con interés y atención por múltiples organizaciones y administraciones europeas. Por lo tanto, absolutamente nada de lo que ocurra en El Algarrobico, pasará desapercibido o de forma silenciosa como han pretendido llevar a efecto los trabajos de esta obra que contradice absolutamente todas las declaraciones de buena voluntad que cualquier administración civilizada europea pueda o quiera defender como obra que contribuya a un malogrado progreso, destructor de uno de los últimos refugios de la vida natural, no ya de España sino de todo el continente europeo.

Nuestra responsabilidad es muy grande y los apoyos con los que contamos a nivel europeo tambien lo son, esto tiene que tenerlo claramente entendido la administración andaluza y española: nada de lo que ocurra a partir de ahora en El Algarrobico, dejará de ser conocido a nivel europeo de forma inmediata, con lo cual estamos dispuestos a llegar a las últimas consecuencias en la defensa del patrimonio almeriense, español y europeo.