Denunciamos ante las Fiscalías de Medio Ambiente y Siniestrabilidad laboral a Cobre Las Cruces

La denuncia a la Fiscalía de Medio Ambiente se basa en los dos
expedientes abiertos por Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) a la empresa por contaminar el acuífero
Niebla-Posadas al meter en éste aguas procedentes de 20 pozos ilegales
localizados en el fondo de la corta minera y que según datos de la CHG
supondría una entrada de 10 litros por segundo (l/s) de agua
contaminada, el segundo expediente se refiere a la detracción de aguas
del acuífero.

Ecologistas en Acción viene realizando vuelos de reconocimiento de las
instalaciones mineras desde mayo de 2007, estos pozos de fondo de corta ya aparecen en los primeros vuelos de 2008, por lo que estaríamos
hablando de una contaminación del acuífero que ha podido superar los
tres meses de duración y que estimamos en más de 50 millones de litros
de aguas contaminadas por metales pesados que han acabado en el acuífero.

El acuífero Niebla-Posadas es la principal reserva de agua del Área
Metropolitana de Sevilla para casos de sequía, manteniendo EMASESA unos derechos de 10 Hm3 sobre el acuífero y fue fundamental para aliviar la falta de agua embalsada en el periodo de sequía 92-95.

La existencia de estos veinte pozos ilegales evidencian la falacia del
modelo de protección del acuífero diseñado por la empresa y su intención de incumplir a sabiendas cualquier condición de las autorizaciones contraria a sus intereses.

En relación a la detracción de aguas del acuífero la CHG
admite unas pérdidas por surgencias en pozos y graveras no cuantificadas con exactitud, la autorización de CHG a Cobre Las Cruces (CLC) exigía que toda el agua que se extraiga del acuífero debe ser devuelta al mismo al tratarse de un acuífero declarado sobreexplotado por el Plan de Cuenca. La empresa presentó un modelo matemático que garantizaba que el sistema diseñado sería capaz de reinyectar toda el agua extraída, sin pérdidas, las surgencias detectadas por CHG evidencian que el modelo no funciona y que se han estado produciendo pérdidas de agua que pueden ser muy importantes ya que el acuífero Niebla-.Posadas conecta con el aluvial del Río Ribera de Huelva por el que se estaría llegando al río.

La denuncia a fiscalía llama la atención sobre estos aspectos para que
se cuantifique de forma correcta la contaminación y la detracción que
se está produciendo.

En cuanto a la fiscalía de Siniestralidad Laboral lo que se traslada es
el hecho demostrado por fotografías aéreas de que en la corta se han
producido derrumbe de la totalidad de los taludes con el consiguiente
peligro para la seguridad de los trabajadores, se adjunta un video de 30
de abril en el que se puede observar como los trabajos de excavación en la corta han continuado sin adoptar medidas de estabilización de los
taludes.

Se adjunta documentación que demuestra que los derrumbes se deben a un incumplimiento de las condiciones de excavación de la concesión minera en cuanto que no se han respetado los ángulos exigidos y se ha trabajado sin desecar las margas, todo por recortar presupuesto y ganar tiempo para llegar cuanto antes al filón de mineral.

Además, se ha presentado una denuncia ante la Consejería de Innovación para que se realice una investigación interna sobre la dejación de funciones en las tareas de vigilancia y control de la Delegación Provincial de Medio Ambiente y la Dirección General de Minas que han permitido los múltiples incumplimientos de la mina que están ocasionando contaminación y riesgos laborales.

Por otro lado, Ecologistas en Acción de Sevilla exige transparencia a la Consejería de Innovación y a EGMASA en la gestión de Minas de Aznalcóllar porque es
una evidencia que se están trasladando residuos peligrosos a la corta
como ha denunciado recientemente la empresa subcontratada en 4 º
instancia, Excavaciones Corianas.

Ecologistas en Acción ya denunció en 2003 al SEPRONA que la corta de
Aznalcóllar se estaba utilizando como receptora de residuos peligrosos
almacenados por Boliden de diversa procedencia entre los que destacaban las cenizas de pirita del polo químico de Huelva, conocidos por los mineros como los polvos rojos, que se trasladaron sin ninguna medida especial de seguridad. En los últimos meses se han intensificado estos traslados y se están metiendo en la corta los residuos acumulados en la zona de secundaria, antiguo cauce del río Agrio, donde se han acumulado durante 20 años de actividad minera todos los lixiviados de las escombreras y la pucha de la extracción de mineral.

El uso de la corta como vertedero de residuos peligrosos aumenta los
riegos de contaminación en Minas de Aznalcóllar en cuanto a que se
sobrepase la cota cero y por que obliga a un continuo bombeo de aguas
tóxicas de la corta a la única depuradora existente que ya está saturada
al tener que dar salida a las aguas de los pozos perimetrales de la
balsa que originó el vertido tóxico de abril del 98, y a las
escorrentías y lixiviados de las escombreras. La depuradora es la misma
que usaba Boliden y son continuos las paradas por diversas causas.