Irradiación de dos técnicos en una térmica en Córdoba

Ayer se supo que dos trabajadores de la empresa SGS Tecnos sufrieron unas altas dosis de radiación externa mientras realizaban unas gammagrafías en la central térmica de Puente Nuevo, cerca de la localidad de Espiel (Córdoba). Los trabajadores estaban manejando una fuente de casi 20 Curios de actividad de Ir-192 (Iridio), que es un elemento radiactivo que emite rayos gamma con un periodo de desintegración de 74,5 días. Se trata por tanto de una fuente muy radiactiva que tiene aproximadamente la quinta parte de la actividad de la fuente que se fundió en Acerinox, en la localidad de Los Barrios (Cádiz). El incidente se produjo por una mala manipulación de la fuente y los trabajadores recibieron unas dosis radiactivas de 151 y de 79 miliSievert. Estas dosis son muy elevadas, pues superan el límite anual de irradiación externa para el personal profesionalmente expuesto, que es de 50 miliSievert. Ambos trabajadores estaban ayer (día 29 de abril) ingresados en un hospital de Córdoba y estaban siendo sometidos a un reconocimiento médico para evaluar los posibles daños sufridos. Además se dictaminó que deben estar apartados de cualquier fuente radiactiva durante un periodo de al menos cuatro meses. Para Ecologistas en Acción el incidente es de suma gravedad.

Además de estos elementos muy negativos, hay que considerar que los responsables de SGS Tecnos tardaron siete días en dar cuenta del incidente al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), cuando el tiempo reglamentario es de 24 horas. Éste proceder junto con el hecho de que los trabajadores incumplieran los protocolos más elementales de seguridad arroja dudas sobre la solvencia de la empresa. Ecologistas en Acción pide una investigación para elucidar las circunstancias en que se produjo este incidente y aclarar las responsabilidades de la empresa.

El CSN debe tomar cartas en el asunto y actuar de forma ejemplarizante para poner coto a la irresponsabilidad con que se manipulan las fuentes radiactivas en España. Sin ir más lejos, hace unas semanas desapareció una fuente radiactiva del maletero de un coche aparcado en el área de servicio de El Cisne, cerca de Zaragoza. El descontrol que existe con el censo de estas fuentes ha motivado también varios incidentes en hornos de acerías, como el que recientemente se produjo en Reinosa (Santander).




Visitantes conectados: 840