Mala gestión en la recogida de basuras en Fuentenovilla

Ecologistas en Acción denuncia la creación de un vertedero en Monte Rebollo, por que el Ayuntamiento de Fuentenovilla, lleva semanas sin recoger los contenedores, por no trasladarlos a la planta de trasferencia de Yebra.

La Urbanización Monte Rebollo, en Fuentenovilla, está sufriendo la mala gestión municipal respecto a la recogida de basuras. El ayuntamiento que ha permitido en los últimos años el vertido de miles de toneladas de residuos, incluso procedentes de otras localidades, algunos tóxicos y peligrosos, y que recientemente se ha visto obligado a clausurar un vertedero ilegal que estaba en funcionamiento sin ninguna autorización, ha motivado el abandono en la recogida que deben prestar a los vecinos, porque tienen que trasladarlo hasta la planta de transferencia de Yebra.

Esta situación no es nueva ni en la urbanización ni en el pueblo. Las escombreras y vertederos ilegales ha sido una de las características principales de Fuentenovilla, quien en ningún momento ha puesto control a estos focos de basura, en algunos casos peligrosos para la salud pública y esteticamente inapropiados para una sociedad avanzada como la nuestra.

El foco actual de vertido está produciendo una dispersión de basuras entre fincas y encinas.

Además debemos de recordar que en el mes de julio de 2007, Ecologistas en Acción de Guadalajara solicitó al Ayuntamiento de Fuentenovilla información sobre la creación de un Jardín Ecológico sobre un vertedero sellado repleto de residuos tóxicos y peligrosos, que durante varios años había autorizado el ayuntamiento. Ante la falta de respuesta, nuestra organización presentó una queja ante el Defensor del Pueblo, que a fecha de hoy, todavía no ha sido resuelta, ya que el Ayuntamiento afirma a la institución regional que nos ha facilitado la información, siendo incierto. El gabinete de la oficina del Defensor del Pueblo, está haciendo un importante esfuerzo enviando sendos escritos y realizando varias llamadas al Ayuntamiento de Fuentenovilla, quien casi un año después sigue sin contestar por escrito y de forma motivada a nuestra petición de información.