Premios Atila Andalucía 2008

Ecologistas en Acción concede los Premios Atila 2008 con el objetivo de “distinguir y denunciar a aquellas personas, entidades o proyectos que más hayan destacado por su contribución a la destrucción del medio ambiente”. Los premios, que se concedieron por primera vez en 1992, tienen dos categorías denominadas “Atila” y “Caballo de Atila”.

Numerosas personas se han dirigido a nuestra organización proponiendo, desgraciadamente, numerosos candidatos, entre los cuales el Jurado ha elegido:

Premio “Atila”: “ex equo”, a la empresa minera Cobre Las Cruces por su atentado ecológico contra el acuífero Niebla-Posadas y a Jesús Nieto González por permitírselo, y por sus inexistentes actuaciones en materia de prevención y calidad ambiental en los últimos 15 años, básicamente respecto a las minas de Aznalcóllar en 1998 y respecto a la Mina de Las Cruces ahora en 2008.

Desde 1995 hasta el fatídico 25 de abril de 1998 cuando reventó la balsa de las minas de la multinacional sueca Boliden, en Aznalcóllar, Jesús Nieto tuvo en sus manos la posibilidad clara y rotunda de haber evitado el brutal desenlace de esa balsa. Simplemente tenía que haber promovido, como Delegado Provincial de Medio Ambiente de Sevilla que era, la clausura de la balsa por incumplimiento continuado de la legislación de prevención ambiental. En vez de eso optó por “hacerse el sueco” a pesar de contar con informes sobre los graves defectos que tenía la balsa, de sus propios técnicos y del ingeniero de Boliden D. Manuel Aguilar Campos.

Posteriormente, en 2003, como Director General de Minas, Jesús Nieto otorgó el permiso minero de Las Cruces, a pesar de la existencia de informes técnicos del CEDEX que no garantizaban la estabilidad de la mina ni la protección del acuífero Niebla-Posadas. Durante los años 2006, 2007 y 2008, la empresa Cobre Las Cruces excava la mina incumpliendo los permisos mineros y ambientales y Jesús Nieto que es responsable de vigilar y controlar esa excavación, lo permite. Pero la realidad es tozuda 10 años después de la catástrofe de Boliden. En abril de 2008 se derrumba la Mina de Las Cruces justo al llegar a los 120 metros de profundidad (como predijo el CEDEX), la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir anuncia que el acuífero Niebla-Posadas ya se ha contaminado porque el sistema de protección no funciona (como predijo Ecologistas en Acción). La Mina de Las Cruces se paraliza cautelar y temporalmente.

Como premio a ese “magnífico currículum” en materia de prevención, Jesús Nieto acaba de ser nombrado Director General de Prevención y Calidad Ambiental de la Junta de Andalucía y entre sus competencias está la prevención de la contaminación, vigilancia, inspección y control en materia de medio hídrico. Es decir, todas aquellas funciones que no supo ni quiso ejercer durante los años 1995 a 1998 respecto a la contaminación de los ríos Agrio y Guadiamar provocada por la minas de Aznalcóllar, y que no ha querido tampoco ejercer respecto a la contaminación del acuífero Niebla-Posadas por la mala ejecución de la Mina de Las Cruces, que ahora deberá igualmente vigilar.

Por todos esos motivos se le nomina a Premio Atila de Andalucía 2008.
Premio “Caballo de Atila”: a Francisco Tapia Granados Presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) y de la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir (DHG), por ser el máximo responsable de provocar en los últimos 6 meses, el aumento de sedimentos en suspensión, 20 veces superior, a lo que ofrece normalmente el Estuario del Guadalquivir, y por incumplimiento del Plan de Sequía en la campaña 2007.

El pasado 2007 la CHG que preside Francisco Tapia permitió el desembalse de 100 Hm3 más de lo permitido por el Plan de Sequía, lo que supuso poner en grave riesgo el abastecimiento mínimo de la población.

En marzo del presente 2008, Ecologistas en Acción denunciaba que el estado de la turbidez del Estuario del Guadalquivir no era normal porque presentaba un alto índice de sedimentos en suspensión. Cuatro meses después, esta situación persiste, con los graves perjuicios que ello esta suponiendo para la vida de este importantísimo ecosistema fluvial y las distintas actividades humanas relacionadas con el mismo, (sector pesquero, sector turístico, sector agrícola, entre otros). Esta situación se ha debido fundamentalmente al desembalse de más de 5 millones de toneladas de barro rojizo, en el mes de noviembre del pasado año, provocado por la apertura de la Presa de Alcalá del Río, y a consecuencia de las malas prácticas agrarias que se están fomentando en las provincias ribereñas de la cuenca alta del Río Guadalquivir. Este organismo todavía asegura públicamente que se trata de un fenómeno natural. Por lo que, Ecologistas en Acción considera que esta y otras administraciones competentes dependiente de la Junta de Andalucía continúan ocultando el problema de la turbidez de las aguas del río Guadalquivir.

A pesar del tiempo transcurrido y la preocupación creciente de la ciudadanía y otros colectivos de empresarios (arroceros y acuícola), no se ha dado ni respuestas ni soluciones sobre esta problemática, por lo que consideramos que la nominación de Caballo de Atila corresponde al Presidente Francisco Tapia Granados, por no decir la verdad.
El Jurado expresó su esperanza en que la concesión de estos premios llame a la reflexión a los premiados sobre el deterioro ambiental que sufre Andalucía.

Turbidez del Rio Guadalquivir

Se autoriza la difusión de las imágenes, siempre que se cite la fuente.