Antenas de telefonía afectan al patrimonio cultural y artístico en Comares

El Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (GENA-Ecologistas en Acción) ha dirigido un escrito al alcalde del Ayuntamiento de Comares para que a su vez sea distribuido por todos los grupos políticos de la agrupación, en el que se solicita el traslado de las antenas actualmente ubicadas en el casco urbano, entre otros motivos porque están afectando a un posible Bien de Interés Cultural (BIC).

Oposición vecinal

Desde hace un tiempo esta asociación viene siguiendo la problemática que se ha producido por la oposición de grupos de vecinos de Comares al mantenimiento de las antenas de telefonía existentes actualmente en el casco urbano de dicho pueblo. En su momento esta asociación decidió no intervenir por considerar que es la propia vecindad y los responsables políticos locales los más idóneos para resolver esta problemática pues son los más directamente afectados.

Entre otros asuntos que merecieron a esta asociación un margen de confianza sobre el buen desarrollo de este tema fue la promesa electoral efectuada por el propio alcalde actual del consistorio de Comares de trasladar las antenas fuera del casco urbano del pueblo. Por otra parte, también nos produjo cierta tranquilidad el hecho de que el Ayuntamiento de Comares, en sesión plenaria de 15 de Marzo del 2002 aprobara revocar la instalación de las antenas en aplicación del principio de precaución y de cautela. Además, y en respuesta a la resolución del Defensor del Pueblo sobre la necesidad de que los Ayuntamientos alejen de la población las antenas de telefonía, y en particular las de Comares, en una reunión de la Comisión del Ayuntamiento de fecha 30 de Abril del 2003, se acordó aceptar los términos de dicha resolución del Defensor del Pueblo, anunciando la retirada de las antenas.

Ayuntamiento dilapidador de oportunidades

GENA_Ecologistas en Acción considera que Comares está dilapidando lastimosamente su importante patrimonio cultural y paisajístico con la persistencia de este sistema de antenas en su propio casco urbano antiguo. Al respecto, debemos recordar que dichas antenas, evidentemente muy visibles y notorias desde todos los ángulos del pueblo y fuera de él, contribuyen al deterioro de la imagen de este pueblo, tan importante por su vocación turística. Se da la circunstancia paradójica, al respecto, de que dichas antenas se encuentren justamente en el tránsito de una escalinata que forma parte de un itinerario paisajístico que ofrece Comares a sus visitantes.

Dichas antenas se encuentran precisamente en una zona de importancia arqueológica, ya que el casco antiguo de Comares está rodeado de una antigua muralla de origen árabe, de la que se conservan bien algunos paños, notablemente los cercanos al cementerio, y algunos de los cuales se encuentran en las inmediaciones de dichas antenas. Al respecto queremos señalar que Comares está perdiendo la ocasión de solicitar formalmente la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) a dichas murallas, como corresponde a los recintos amurallados y fortalezas. De admitirse esta posibilidad, de interés cultural y turístico, el Ayuntamiento debería proteger todo su entorno como exige la legislación sobre el Patrimonio Histórico, para lo cual actualmente dispone de una amplia franja de 90.000 m2 de terreno de titularidad pública en el entorno de esta muralla, que el propio Ayuntamiento en su día pidió que fuera deslindada, en la que debe evitar cualquier alteración sustancial de la calidad visual de dicho patrimonio, lo que incluiría las antenas. De ser así, el Ayuntamiento debería acometer pronto el desmantelamiento y traslado de estas antenas lejos del casco urbano.

Mientras tanto aún no se ha cumplido estos acuerdos plenarios y alguna operadora, como Telefónica, intentó efectuar una “remodelación” de sus actuales instalaciones, hecho que fue desautorizado por el Ayuntamiento, que no le concedió licencia de apertura. Aspecto que la operadora recurrió señalando que no la necesitaba por tratarse de una renovación de una instalación que actualmente está en estado ruinoso y por tanto no es una modificación. Sin embargo, por alguna razón el 1 de Octubre del presente dicha operadora decide solicitar formalmente dicha licencia.

Ante la posibilidad de que en estos momentos el Ayuntamiento decida otorgar la mencionada licencia de apertura, y con ello consolidar una antena cuyo desmantelamiento y traslado hace tiempo que tenía que haberse realizado, y ante la demora que se está produciendo en la solución definitiva de esta problemática tan sentida por la comunidad de Comares, que puede poner en peligro no sólo la salud de los vecinos, sino también la calidad visual del pueblo, la integridad del entorno BIC de su recinto amurallado y por tanto el futuro turístico-cultural de este pueblo, GENA-Ecologistas en Acción ha dirigido un escrito en el que solicita al alcalde que tenga a bien hacer copia de este escrito para todos los grupos políticos del consistorio en el que pedimos a toda la agrupación que sea consecuente con las promesas electorales, con los acuerdos plenarios y de comisiones, con las resoluciones del Defensor del Pueblo, y con las demandas de los vecinos de Comares, en los siguientes términos:

Demandas Populares y Ecologistas

A.- Denegación de la licencia de apertura para la remodelación de la antena de Telefónica en base a la consideración de que ello supone la consolidación de una instalación que el pleno ha decidido trasladar.

B.- Inicio del expediente de traslado de todas las antenas hacia un lugar suficientemente distante de la población, recogido en promesas electorales y acuerdos plenarios, en aplicación del principio de cautela y precaución expresado en el artículo 130R del Tratado de la Comunidad Europea, ya que aún no hay acuerdo científico sobre los efectos sobre la salud de dichas instalaciones.

C.- Que con este traslado se mejore la calidad visual y paisajística intrínseca del casco urbano de Comares y se empiece a considerar la posibilidad de solicitar formalmente a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) las murallas que aún se conservan del casco antiguo de Comares y aprovechar los 90.000 m2 de terreno público de su entorno para acometer medidas de mejora paisajística que deben excluir todo tipo de instalaciones como las antenas de telefonía.