Se inicia la extracción de mineral en Cobre Las Cruces

El pasado 30 de abril, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) anunció en rueda de prensa que llevaba varios meses detectando que el acuífero Niebla-Posadas estaba perdiendo agua por culpa del mal funcionamiento del sistema hidráulico que Cobre Las Cruces (CLC) había diseñado, supuestamente, para proteger el acuífero.

Este sistema, llamado de drenaje-inyección, debe “drenar” el agua del acuífero que está justo encima del mineral, para evitar que se contamine, y debe “inyectarla” otra vez en el acuífero para evitar que se pierda. Y esto debe hacerlo correctamente 24 horas al día, 365 días al año, durante 15 años. Y la mina se autorizó con la condición inexcusable de que ese sistema funcione. En caso contrario la mina no podría haberse autorizado, por incumplimiento del Plan Hidrológico del Guadalquivir que establece la estricta protección del acuífero Niebla-Posadas.

Por eso, el pasado mes de abril, la CHG dio un plazo a la empresa CLC para garantizar el buen funcionamiento del sistema autorizado. En vez de eso, la mina, en su afán desmedido por llegar al mineral, realizó 20 pozos ilegales en el fondo de la mina, en las narices de la CHG, y empezó a contaminar el acuífero. El Comisario de Aguas, Javier Serrano declaró respecto a esos 20 pozos que “empezaron a extraer agua y a inyectarlas en el acuífero y cuando hemos hecho nosotros unos análisis de esos sondeos hemos observado que el agua se había contaminado con el mineral, …, por eso se ha ordenado la paralización inmediata de todos los sondeos del fondo de la mina para evitar la contaminación que se había detectado”.

La empresa CLC intentó engañar a la CHG y lo que es peor, demuestra su más absoluto desprecio hacia la salud de las personas que beben o riegan del acuífero.

Paralizaciones de la CHG y del consejero Vallejo

A los pocos días, la CHG resolvió multar con más de 600.000 euros a la mina y suspender la autorización del sistema de drenaje-inyección. Igualmente, como la mina de Las Cruces no puede funcionar sin ese sistema, el Consejero de Innovación, Francisco Vallejo, anunció en el Parlamento de Andalucía que “ha tomado una decisión de suspensión mediante una resolución de todas las actividades de esta empresa en la corta de esa mina” (ver Diario de Sesiones, 15 de mayo, pág 34)

Aún así, la mina niega que haya contaminado el acuífero, es decir, dice que el Comisario Javier Serrano es un mentiroso. También dice Las Cruces que prepara “garantias adicionales” y que van a crear “un comité científico para buscar una solución que garantice que la extracción del agua y el posterior bombeo va a ser inocua”. Es decir, CLC admite que ahora mismo no existen esas garantías, y prometen lo mismo que prometieron hace 5 años, cuando le dieron la autorización, y lo mismo que le dijeron a la CHG hace menos de un mes y que han incumplido.

Las Cruces y EGMASA.

No es la primera vez que CLC engaña a la CHG. En abril de 2007, dentro de su proyecto para desviar el arroyo Molinos, hizo mención varias veces a un Proyecto de Integración Ambiental de la Mina realizado por la empresa pública EGMASA (cuyo presidente entonces era el actual consejero Juan Espadas) para Cobre Las Cruces. Ecologistas en Acción ha solicitado repetidas veces ese proyecto de EGMASA a la Consejería de Medio Ambiente recibiendo la respuesta verbal de que ese proyecto NO EXISTE. ¿Porque CLC se puede permitir el lujo de mentir acerca de un proyecto inexistente de una empresa pública?

Incumplimiento de las paralizaciones

Pero la mina sigue mintiendo y no ha parado de trabajar en la corta minera. El Comisario de Aguas aseguró el 30 de abril que “todavía no han llegado al mineral, la mina ni siquiera está en funcionamiento, están todavía a 10 o 15 metros del mineral”. Sin embargo, Ecologistas en Acción tiene constancia de que, a pesar de las paralizaciones decretadas, la mina ha extraido importantes cantidades de gossan (oro y plata), que estando en contacto directo con el acuífero lo ha contaminado. El gossan extraido lo han depositado en el recinto minero y posteriormente lo han cubierto con una capa de margas.

Igualmente, Las Cruces está ampliando ostensiblemente el agujero de la corta minera para inclinar más los taludes y que no se vuelvan a caer. Por tanto también está incumpliendo la suspensión decretada por el consejero Vallejo.

La cadena de mentiras e incumplimientos de Las Cruces se asemeja bastante, en las formas, a lo ocurrido recientemente con las fugas radioactivas de la central nuclear de Ascó. Cada día tenemos noticias nuevas que atentan de lleno contra la credibilidad de un proyecto engañoso y mentiroso.