Alegaciones al Avance del P.G.O.U. de Palencia

Palencia, como la mayoría de las ciudades medievales, nace y se desarrolla gracias a zonas periurbanas, donde se localiza el agua y suelo fértil. Recursos básicos y vitales que hicieron posible el desarrollo de huertas, cuyos productos abastecieron y hoy todavía abastecen mercados y tiendas del comercio tradicional que se quiere proteger, pero al que cada vez se le dan más aldabonazos. Un suelo trabajado con mimo y respeto, dedicación y tesón, con paciencia y esperanza, marcando así el carácter hortelano, como una actividad en intima comunicación con la naturaleza.

En tan solo unas décadas, la mecanización, la explotación intensiva, la especulación y la globalización de los mercados han dejado anticuado, al parecer, un sistema casi perfecto de equilibrio con el medio. En este momento en nuestra ciudad:

1. Parte de este suelo, que a tantas generaciones alimentó, ha sido sepultado bajo el hormigón y ha caído en manos de la especulación urbanística

2. Toda una cultura, una forma de vida, está a punto de desaparecer, sin protegerla, como hicieron nuestros antepasados.

3. Nos estamos alejando de nuestras raíces y señas de identidad: la tierra.

4. Nuestra salud se resiente, en parte como consecuencia de un alimentación insana: frutas y verduras poco frescas, transgénicos, congelados y comida rápida.

5. Tenemos una dependencia casi total del coche, de lo cual también nuestra salud se resiente: contaminación del aire, falta de ejercicio.

6. Urbanísticamente se da prioridad a las grandes superficies comerciales y a la movilidad motorizada en lugar de buscar la pervivencia y desarrollo del pequeño comercio, del centro ciudad.

7. Existe una barrera natural, que es el río, la cual hay que preservar, no sepultar bajo más puentes para coches y “carriles-bici” de cemento.

8. Existe una barrera artificial “el ferrocarril”, con soluciones modernas e integradoras en la ciudad como es el soterramiento y no aplazadoras del problema como es el desvío.

Ante esta situación, Ecologistas en Acción Palencia reclama una protección y conservación de los terrenos circundantes a la ciudad, especialmente los que están más cercanos al agua, como es la margen derecha del Carrión.
Como se dice en el libro "Naturaleza en las ciudades editado por el MOPU en 1989". "Uno de los objetivos más importantes, para la conservación de la naturaleza en las afueras de la ciudad, reside en la protección de paisajes seminaturales. Deben ser protegidas del desarrollo por medio de zonas de amortiguación, y conectadas al entorno rural".