Doñana perderá 10.000 hectáreas de marismas debido al cambio climático

Inundación de humedales por el ascenso del nivel del mar, intrusión salina, simplificación de ecosistemas y pérdida de biodiversidad son sólo algunos de los impactos que se producirán antes de final de siglo sobre el Espacio Natural de Doñana como consecuencia del Cambio climático, según establecen los estudios científicos.

Afrontar la pérdida de una parte importante de la riqueza natural del humedal más conocido de la Península Ibérica, formado por una marisma de 40.000 hectáreas de extensión y por un complejo de lagunas costeras de 4.000 hectáreas, puede suponer uno de los perjuicios más graves para la región.

Además de los problemas sobre el Espacio Natural, el Cambio climático afectará al sector de la pesca por el aumento de la temperatura del agua, el aumento de la salinidad y la acidificación de la misma, que perjudica de manera considerable a la reproducción de las especies presentes en el estuario del río Guadalquivir.

Asimismo, el sector turístico verá reducida su actividad debido al empeoramiento de las condiciones de la zona, tanto por el aumento de temperatura, como por la pérdida del atractivo que tradicionalmente ha supuesto el Espacio Natural de Doñana y su entorno.

Ecologistas en Acción considera prioritaria la participación de la sociedad en la toma de decisiones que conduzcan a la reducción drástica de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero que provocan el Cambio climático.