Nuevo impacto en Cabo de Gata

Ecologistas en Acción ha presentado una denuncia ante el Seprona de la Guardia Civil por la reciente instalación de una tubería de agua en zona de máxima protección dentro del Parque Natural de Cabo de Gata. En esa zona, el Barranco de la Curria, situado junto a la carretera que va de Almería a Cabo de Gata, prolifera una planta exclusiva de Almería, el Androcymbium europaeum que florece precisamente en este mes por lo que el daño que se está causando a este endemismo es aún mayor.

En el invierno de 1999, un agricultor de Ruescas fue detenido y severamente multado por roturar un camino en esa misma zona. Los responsables de la Consejería de Medio Ambiente dieron una rueda de prensa explicando la gravedad del daño causado al hábitat del Androcymbium europaeum.

Al mismo tiempo que el agricultor era detenido, una empresa del ex presidente del club de fútbol “Logroñés” y propietario de las bodegas “Paternina”, D. Marcos Eguizabal, abrió una enorme zanja en la misma zona de máxima protección para instalar una tubería. La Consejería de Medio Ambiente no dio orden de detener las obras.

Ecologistas en Acción denunció hace cuatro años a los responsables de la Consejería de Medio Ambiente y a D. Marcos Eguizabal por delito ecológico. La denuncia ha finalizado ya la fase de instrucción y el Juzgado de Primera Instancia número 1 (antiguo mixto número 1), donde se ha tramitado la denuncia, ha imputado la comisión del presunto delito a los responsables de la Consejería de Medio Ambiente que autorizaron la instalación de la tubería. El juicio se celebrará en fechas próximas.

La instalación de la actual tubería, denunciada también por Ecologistas en Acción, se está llevando a cabo junto a la de D. Marcos Eguizabal, atravesando zonas de máxima protección dentro del Parque de Cabo de Gata y destruyendo el hábitat del Androcymbium europaeum.

La instalación de la nueva tubería cuenta con la aprobación de los responsables de la Consejería de Medio Ambiente. Las personas que han autorizado la nueva tubería son las mismas que autorizaron hace cuatro años la tubería de D. Marcos Eguizabal y que están acusadas de un presunto delito ecológico en el Juzgado de Primera Instancia número 1 (antiguo mixto 1).

La autorización de la nueva tubería supone un desprecio al Juzgado de Primera Instancia número 1 (antiguo mixto 1). También es un acto de prepotencia e impunidad ante la acción de la justicia pues los responsables de la Consejería de Medio Ambiente no habrían autorizado la nueva tubería si no tuvieran la certeza de que la justicia no va actuar contra ellos.




Visitantes conectados: 399