Se anima a la ciudadanía a luchar contra la contaminación acústica

Ecologistas en Acción anima a la ciudadanía a luchar contra la contaminación acústica, aportando algunos consejos para el proceso de denuncia.

Cada día son más las actuaciones judiciales, y algunas municipales, contra el ruido, por lo que los vecinos y vecinas de Arcos, Algeciras, Cádiz, Chiclana, El Puerto de Santa María, Jerez, Sanlúcar, y de todos y cada uno de los pueblos de nuestra provincia, si luchan unidos y están bien asesorados, pueden conseguir eliminar este delito ambiental de nuestras calles, aunque tendrán que luchar durante largo tiempo, si sus Ayuntamientos no les escuchan.

Ante la falta de sensibilidad de muchos “responsables” municipales, las asociaciones vecinales y los ecologistas tenemos que actuar. Aunque todas las personas tienen el derecho a la diversión sana y responsable, el derecho al descanso es prioritario, así lo reconocen las leyes y el sentido común. Si no se vigilara y evitara la contaminación acústica por las autoridades, se podrían estar produciendo presuntos delitos contra la salud, la inviolabilidad de domicilio y el medio ambiente, entre otros. Hace unos días el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha condenado a un Ayuntamiento, ante las denuncias vecinales. Otra sentencia, la 31/03/2003. JCA 5 de Sevilla, declara nula una licencia de discoteca. El Ayuntamiento de Barbate, hace unas semanas, ha obligado a un local con licencia de discoteca a que ajuste la actividad a la licencia otorgada, el negocio carece de aislamiento acústico.

Nuestros municipios debe regirse en materia de contaminación acústica por las ordenanzas municipales contra el ruido, y si aún no las han aprobado, por el reglamento andaluz que las contempla. Los vecinos y vecinas que se sientan afectados, deberían de recopilar todo tipo de pruebas, denuncias ante la policía local, audiovisuales, fotografías, informes técnicos de emisiones sonoras, certificados médicos…; incluso ir a urgencias cuando se sientan angustiados, con ansiedad, insomnio, nerviosismo.., y pedir el informe correspondiente para la posterior denuncia. Deberían solicitar al Ayuntamiento información de las licencias concedidas, ya que conforme a la LEY 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente, es obligatoria la respuesta municipal. Posteriormente, presentarán denuncias fundamentadas ante el Ayuntamiento, solicitando el cese de la actividad molesta y nociva del ruido. Además, podrían dirigirse a otras administraciones. Si un Ayuntamiento no responde a las denuncias, se podrán denunciar ante los Tribunales a los que firmaron las licencias, por presunta prevaricación, exigir la anulación de la actividad y la indemnización correspondiente.

Salvo en algunas excepciones, como ferias, fiestas populares, actos puntuales, esporádicos…, para que un local o locales reproduzcan música deben presentar aislamiento acústico; al menos, no deben de generar ruidos molestos en el exterior. Una actividad de temporada, diaria o prolongada tiene que cumplir la legislación vigente, insonorización y un nivel de ruido no perjudicial. Por ejemplo, una licencia de discoteca obliga al aislamiento acústico. Si no es así, el Ayuntamiento debe requerírselo. El asunto seria más grave, si un local o zona de diversión utilizaran licencias de kioscos para funcionar como discotecas “camufladas”.

Existe una extensa legislación en la materia: Prioritarios son el Decreto 326/2003, de 25 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica en Andalucía,...o las Ordenanzas Municipales sobre Ruidos, a las que la Ley obliga a aprobar en Pleno Municipal, y que habría que aportar como fundamentos legales de las denuncias. Otros referentes normativos van desde la Directiva 2002/49 CE. de 25 de junio de 2002 (LCEur 2002, 1983) sobre la Evaluación y Gestión medioambiental a la Ley 37/2003 del Ruido.

El derecho a no soportar inmisiones acústicas de manera que afecte a la salud, calidad de vida y bienestar de las personas puede fundamentarse también, desde la óptica constitucional, en el derecho a la intimidad personal, a la inviolabilidad del domicilio, art. 18.1 y 2 CE y en el derecho a la salud, art. 43 de la Norma Fundamental que también recoge el Art 7. Ley 2/1998, de Salud de Andalucía, publicada en BOJA núm. 74, de 4 de julio. El Tribunal Constitucional en sentencias 119/2001 de 24 de mayo y 14/2004 de 23 de febrero dijo: “una exposición prolongada a unos determinados niveles de ruidos, que puedan objetivamente calificarse como evitables e insoportables, ha de merecer la protección dispensada al derecho fundamental a la intimidad personal y familiar, en el ámbito domiciliario, en la medida en que impidan o dificulten gravemente el libre desarrollo de la personalidad, siempre y cuando la lesión o menoscabo provenga de actos u omisiones de entes públicos a los que sea imputable la lesión producida”. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos también estima que el mantenimiento de estas situaciones vulnera los derechos del disfrute de domicilio y el respeto de la vida privada y familiar.

También disponemos para la fundamentación de nuestras denuncias del Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas. Decreto 2414/61, por el que una actividad de este tipo no aislada acústicamente, debe de situarse a más de 2000 metros de casco urbano; Ley de Espectáculos Públicos de Andalucía, 13/99; Ley 7/1994, de 18 de mayo, de Protección Ambiental; Decreto 74/1996, de 20 de febrero, Reglamento de calidad del aire…, entre otros.