Impactos sobre la avifauna del humedal del Bajo Vélez

El Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (GENA-Ecologistas en Acción), ha presentado denuncia ante la Delegación Provincial de Medio Ambiente y el SEPRONA de la Guardia Civil, sobre una serie de impactos que están afectando directamente a la biodiversidad de la desembocadura del río Vélez.

Lugar de alto valor ecológico

Como es ampliamente sabido y reconocido por expertos en la temática, la desembocadura del río Vélez constituye un hábitat, un humedal, de especial importancia para aves, hecho por el cual este paraje está contemplado como futuro espacio natural protegido, según se ha avanzado ya desde fuentes oficiales.

Desde hace décadas esta asociación continúa denunciando diversos impactos que se están sucediendo de manera pertinaz tanto en el cauce como en los márgenes del río Vélez, que han llevado a una importante degradación de su calidad ambiental, quedando actualmente en unas condiciones lamentables, muy alejadas de su antiguo esplendor.

Amenazas al ecosistema

Pese a que en algunos aspectos se ha ido ganando terreno, como es el saneamiento integral, que ha limitado en gran parte los vertidos de aguas residuales urbanas al río Vélez, todavía se siguen produciendo afecciones de gran impacto a lo largo del río, como es la tala de árboles, el vertido de escombros, cadáveres de animales, y residuos industriales, así como la caza furtiva, el sobrepastoreo, la invasión del cauce para ganar terreno agrícola, la construcción de naves industriales, corrales, etc. Centrándonos en la desembocadura del río Vélez y sobre los impactos que ahora mismo están afectando directamente a la avifauna, citamos dos muy graves:

A.- La presencia de 4-5 perros, algunos de los cuales fueron abandonados por los habitantes estivales del chiringuito que todavía existe en la margen izquierda de la desembocadura. Estos perros abandonados deambulan por todo este territorio y se mantienen vivos gracias a la carroña de animales muertos y a la depredación de huevos y pollos de aves nidificantes en el suelo en esta zona. En época de reproducción, estos perros causan estragos porque levantan a los padres dejando a los nidos abandonados. Hemos detectado algunos ejemplares de aves matadas y depredadas por estos animales.

B.- La continua presencia y tránsito de motocicletas y quads. Hay un grupo formado por 5 motocicletas y 3 quads que recorren el río Véle por su cauce todos los fines de semana. Hemos podido detectar atropellos recientes a una garza real y a una garceta blanca. Este tránsito no sólo produce muertes por atropello, sino que destruye nidos de aves como el chorlitejo chico (en el cauce del río), el chorlitejo patinegro (en la desembocadura), y de aves como la lavandera boyera y el buitrón, además de contaminar acústicamente y alterar el comportamiento de la fauna de vertebrados de la zona.

GENA-Ecologistas en Acción considera que estas actuaciones van en detrimento de la calidad ambiental al estar provocando un importante impacto sobre la biodiversidad, por lo que ha denunciado estos hechos, solicitando que por quien corresponda se proceda urgentemente a la captura de los perros abandonados en la desembocadura del río Vélez (para su posterior albergue en instalaciones de sociedades protectoras de animales ) y que se intensifique la vigilancia en esta zona durante los fines de semana, a fin de evitar que las cuadrillas de motos utilicen el río como pista para su deporte.