Lamentable estado del circo romano de Toledo

Circo romano de Toledo. Propuestas de recuperación integral y uso público.

El circo romano de Toledo, uno de los tres mejores circos de España, se encuentra en una situación de deterioro lamentable. La mayor parte del monumento es utilizado masivamente como aparcamiento, donde no es extraño observar algunos coches que se suben sobre las construcciones del circo, además es atravesado por dos calles asfaltadas, cuenta en su interior con dos restaurantes y los restos existentes se encuentran en un estado de abandono notable, con pintadas y en algunos casos rodeados de basura. Ecologistas en Acción propone abordar de forma urgente un plan integral de recuperación

Los circos romanos, utilizados para las carreras de cuádrigas y caballos, son bastante más escasos en nuestro país que los teatros y anfiteatros de la misma época, existiendo tan sólo seis, tres de los cuales se encuentran situados bajo el entramado urbano de ciudades. El circo romano de Toledo, que funcionó como tal durante varios cientos de años, cuenta en cambio con importantes restos constructivos a la vista, especialmente graderíos, muchos más que el circo máximo de Roma, siendo uno de los tres únicos visibles de los que hay en España, junto a los de Mérida y Tarragona.

Ecologistas en Acción considera lamentable que un edificio de un valor histórico y arqueológico tan notable, de importancia estatal, situado además en una ciudad catalogada como Patrimonio de la Humanidad, se encuentre en un estado tal de abandono y de progresivo deterioro.

En el Plan General de Ordenación Municipal de Toledo (POMT), toda la superficie en la que se ubica el circo romano y su entorno circundante, queda clasificada como zona verde, formando parte de la Unidad de Actuación Incorporada Circo Romano (UA-25). Sin embargo, mantiene como calle la actual Carlos III, que atraviesa transversalmente el recinto del circo romano. Por otra parte, el anuncio de la empresa pública Toletum Visigodo de que va a acometer la reforma del vial del Paseo del Circo Romano en el sentido de desplazar las zonas de aparcamiento, asfaltar, construir aceras, alumbrar y ajardinar hay que verla más como una amenaza de consolidación de los viales existentes, y que están afectando seriamente al monumento, que como un proyecto de recuperación adecuado.

Por todo ello, Ecologistas en Acción ha solicitado al Ayuntamiento de Toledo Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Ministerio de Cultura, que se pongan de acuerdo y lleven a cabo las actuaciones necesarias para preservar el monumento y llevar a cabo su recuperación.

En este sentido, Ecologistas en Acción propone abordar un plan de recuperación, que ha remitido a esos tres organismos, en la que se pide la prohibición de la entrada del tráfico rodado al recinto del circo, la eliminación del asfalto de las dos calles que actualmente lo atraviesan, la eliminación de los dos restaurantes existentes, su excavación para sacar a la luz los restos de la edificación que todavía están enterrados, y su adecuación para el uso público, incluyendo también un centro de interpretación y museo sobre la el circo y la antigua Toletum romana.




Visitantes conectados: 329