Mala calidad de aguas y mal ejemplo de recogida de residuos

Las depuradoras del Parque Natural Sierra Norte de Sevilla, Reserva de la Biosfera, no funcionan, excepto la de Cazalla que está depurando, aunque no al 100%.

El caso mas sangrante es el de San Nicolás del Puerto, cuyas aguas residuales van a parar al Monumento Natural de las Cascadas del Huéznar, lo que ha originado que los numerosos visitantes de este espacio se hayan encontrado bajo las cascadas importantes concentraciones de espuma. Ya es la tercera temporada en la que se desaconseja el baño en este río y lo próximo será, antes que poner remedio a la situación, que se descatalogue como zona de baño para no tener que dar cuenta de la calidad de sus aguas.

Las depuradoras están construidas y se han llevado buena parte de las inversiones que van a la sierra pero no funcionan más allá de unos pocos meses tras su puesta en funcionamiento y tras las sucesivas renovaciones.

Otro punto de contaminación de aguas en el Parque procede del área recreativa del Embalse del Retortillo donde no se están recogiendo las basuras que dejan allí algunos “usuarios” desaprensivos.

En la Junta Rectora del Parque Natural se llegó al acuerdo de que se iban a instalar unos contenedores para la recogida de residuos, que la recogida la efectuaría la Mancomunidad de la Sierra Norte y que los gastos los asumirían, al 50%, las Diputaciones de Sevilla y de Córdoba. Pues bien, la Mancomunidad ha estado recogiéndolos durante dos años, pero ha terminado por quitar los contenedores porque ninguna de las dos Diputaciones le paga los gastos. ¿Consecuencias? Pues que aquello de está volviendo a llenar de basuras que algunos desalmados dejan abandonas en zonas que se inundarán cuando el pantano se llene, con el agravante de que de este embalse beben 22 pueblos de las campiñas cordobesa y sevillana.

Ni las Consejerías de Medio Ambiente de Córdoba y de Sevilla están haciendo nada ni tampoco la Confederación Hidrográfica, propietaria de los terrenos.

En cuanto a la gestión de residuos mal ejemplo se da en este Paqrue Natural ya que los habitantes de estos municipios y los numerosos visitantes no pueden hacer una correcta separación de los residuos al no estar instalados los contenedores “amarillos”, los de los envases.

Los representantes ecologistas en la Junta Rectora llevan haciendo la misma pregunta desde hace más de 5 años, la contestación no varía: “estamos en ello”.

Los contenedores llevan más de dos años en la Planta de Transferencia de Constantina, sin salir de allí.

La Mancomunidad es la responsable de la recogida, pero no tiene medios ni dinero. Los medios que faltan son un camión con gancho, para cargar los contenedores, 2 compactadores que se deben instalar en la planta de transferencia de Constantina y una carretilla elevadora. Sin estos elementos no pueden instalar los contenedores por los pueblos. La inversión necesaria es de unos 150.000 mil euros.

La Delegada de la Consejería de Medio Ambiente, Pilar Pérez, sigue diciendo lo mismo que está en ello pero los contenedores siguen cogiendo telarañas.