Lamentan el retraso en elaborar un programa de intervención en contaminación atmosférica

En unas declaraciones a la prensa el Ministro de Sanidad ha recalcado que el establecimiento de un programa de intervención en contaminación atmosférica supondría salvar la vida en Sevilla, Madrid y Bilbao a 3700 personas al año. Ecologistas en Acción quiere lamentar profundamente que se nos dé la razón tan tarde.

Desde Ecologistas en Acción de Sevilla llevamos años informando a la población del serio problema de contaminación que padece nuestra ciudad. Así mismo de forma reiterada hemos presentado al Ayuntamiento, a través de mociones, preguntas a pleno, sugerencias al Consejo Local de Medio Ambiente y Sostenibilidad o sugerencias a los grupos políticos, propuestas para reducir la contaminación atmosférica, y para intervenir en situaciones de alta contaminación.

Hemos de resaltar que las medidas propuestas siempre han ido en la dirección que ha sugerido el Ministro: reducir el tráfico, potenciar el transporte público, etc.

Pues bien, a lo largo de estos años solo hemos recibido incomprensión y desprecio por parte de todas las corporaciones municipales con las que hemos tratado este tema. Este tema, el de la contaminación atmosférica, ha sido siempre considerado como algo secundario por las personas que han dirigido la delegación de medio ambiente. Lo más que han llegado es a avisar de los episodios de alta concentración de ozono, pero siempre restándole importancia, para no despertar alarma ciudadana, decían.

Y ahora el Ministro nos da la razón, y maldita la gracia que nos hace tenerla. Por que si los Ayuntamientos hubieran cumplido con su papel se hubieran podido evitar 3700 muerte al año. Ese es el precio que ha costado a las ciudades la soberbia de los políticos y su manía de no escuchar a las entidades ciudadanas.

Ecologistas en Acción no quiere medallas, ni siquiera dimisiones. Nos bastaría con una rectificación por parte de los Ayuntamientos. Es por ello que Ecologistas en Acción de Sevilla exige que sin más dilación se empiece a redactar dicho plan de protección frente a la contaminación atmosférica. Dicho plan tendrá que recoger las medidas para reducir la contaminación, así como las herramientas de intervención ante episodios de alta contaminación, o como se trasmitirá la información a la población para que se pueden tomar las oportunas medidas de autoprotección.

Esperemos que los Ayuntamientos de nuestras ciudades ahora sí escuchen y cumplan con su función. El precio por retrasarse (3700 muertos el año) es demasiado alto.