El Alcalde desobedece la orden judicial de clausura del aparcamiento de Portugalete

Ecologistas en Acción, la Federación de Asociaciones e Izquierda Unida han
comunicado al Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 2 el
incumplimiento de su Auto de 19 de septiembre de 2008 por el que se ordenó
al Alcalde de Valladolid la clausura inmediata de las dos plantas rotatorias
del aparcamiento de la Plaza Portugalete, en respuesta a la solicitud
realizada el pasado mes de julio por las entidades citadas.

A pesar de las tres semanas transcurridas desde que este auto fuera hecho
público, y de las dos semanas que han pasado desde que la notificación del
mismo fue recogida por el Ayuntamiento, el aparcamiento sigue funcionando
con total normalidad, tanto en su planta de residentes como en las dos
plantas de rotación.

De esta forma, como ya sucediera con la orden de clausura emitida por el
mismo Juzgado el año pasado en relación a la fundición Lingotes Especiales,
el Alcalde de Valladolid vuelve a desobedecer una orden judicial, utilizando
todo tipo de "tretas" para sustraerse de su obligación de cumplir las
resoluciones judiciales, como la demora deliberada en la recogida de la
notificación judicial o una consulta pueril al juez sobre cómo ejecutar el
cierre de las plantas rotatorias.

El Alcalde pretende así ganar tiempo en lo que vuelve a tramitar por tercera
vez las licencias de obras y ambiental del aparcamiento, soportadas ahora en
una nueva modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de
Valladolid, otra vez ilegal en la forma y en el fondo.

Hay que recordar que la orden de clausura se basa en que el emplazamiento
elegido para este aparcamiento rotatorio incumple los criterios establecidos
hasta hace dos semanas por el PGOU, al localizarse en pleno centro urbano y
no en su periferia, no apoyarse sus accesos en vías principales ni
colectoras, invadir varios viarios en los que este uso está prohibido y
estar la Plaza Portugalete expresamente desaconsejada para la instalación de
un aparcamiento rotatorio.

El entorno de la Plaza Portugalete rebasa además los niveles máximos de
ruido permitidos por la normativa vigente, según el mapa de ruido publicado
por el propio Ayuntamiento de Valladolid, y la ciudad viene soportando desde
hace varios años niveles de contaminación atmosférica que dañan la salud de
todos los vallisoletanos. En este contexto, no parece razonable que el
Ayuntamiento insista en legalizar una actividad ambientalmente perniciosa
para la ciudad, como consecuencia de los hasta 3.000 desplazamientos
motorizados diarios que inducen las 260 plazas rotatorias.

Ante esta situación, Ecologistas en Acción, la Federación de Vecinos e
Izquierda Unida exigen al Alcalde de Valladolid que de cumplimiento a la
orden judicial de clausura, y le vuelven a emplazar a para que modifique la
concesión administrativa de explotación del aparcamiento, reconvirtiendo las
260 plazas rotatorias en plazas de residentes, lo que beneficiaría la salud
de los vallisoletanos y haría innecesario el aparcamiento de residentes
proyectado en la vecina Plaza de la Antigua.




Visitantes conectados: 883