Queja ante el Consejo General del Poder Judicial

Ecologistas en Acción se queja ante el Consejo General del Poder Judicial
por la lentitud de la Justicia en la resolución de sus recursos contra la
concesión de aguas públicas otorgada a la térmica de Iberdrola en Arcos de
la Frontera, a los que se unieron los de la Consejería de Obras Públicas y
la Diputación de Cádiz

Hace siete años, Ecologistas en Acción presentó dos recursos ante el TSJA
(Tribunal Superior de Justicia de Andalucía) contra la concesiones de aguas
públicas tomadas del pantano de Guadalcacín y otorgadas por la Confederación
Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) para la refrigeración de las centrales
térmicas de ciclo combinado de Enron y Guadalcacín Energía. Más tarde,
Iberdrola compró los proyectos de la estadounidense Enron (1.200 Mw), que se
encontraba en quiebra, y el de Guadalcacín Energía (400 Mw), construyendo
su térmica de 1.600 Mw.

La Consejería de Obras Públicas y el de la Diputación de Cádiz, también
presentaron recursos contra la concesión. Esta organización no tiene
constancia de que hayan sido retirados los recursos
contenciosos-administrativos de estos organismos, aunque no se sorprendería
si lo hicieran. En siete años, los socialistas han pasado de oponerse a la
construcción de centrales térmicas de ciclo combinado en una zona entre dos
parques naturales a otorgarles todo tipo de permisos y licencias a
Iberdrola. Poco después de que los socialistas, beneficiándose de la lucha
antitérmicas, obtuvieran la Alcaldía de Arcos (año 2003), quitándosela al
PP, dejaron de apoyar al movimiento antitérmico de Arcos y de la Sierra de
Cádiz. En estos momentos, las relaciones entre y Iberdrola y el Gobierno
Local de Arcos parecen excelentes.

Manifestación Arcos 2003. En el centro la Alcaldesa con camisa y pantalón azul marino oscuro (letra C de la pancarta)

El tiempo transcurrido es tanto que en este momento un organismo que ha
pasado a ser de la Junta de Andalucía, la CHG, ahora Agencia Andaluza del
Agua, está denunciada, o así parece, por organismos también controlados
por los socialistas. Cuando los recursos se presentaron en el año 2001, la
antigua CHG dependía del Ministerio de Medio Ambiente, llevado por el PP.

Según la Ley del Trasvase Guadiaro-Mjaceite, Arcos no está entre las
poblaciones beneficiadas por el trasvase en el que se basa la concesión. El
caudal asignado tampoco está en consonancia con las cantidades asignadas por
esta ley. Además, el uso de aguas del pantano de Guadalcacín II para este
tipo de industrias no está contemplado en el Plan Hidrológico.

Es inadmisible que la lentitud de la Justicia favorezca la política de
hechos consumados. La térmica de Iberdrola, con 1600 Mw, funciona a pleno
rendimiento, puede emitir hasta 5.000.000 de Tm/año de CO2 y consumir hasta
cerca de 500 l/s., cantidad equivalente a la que gastan 17 campos de golf,
o a la que podrían usar cerca de 200.000 habitantes de la Zona Gaditana, a
los que iba destinado el trasvase.