Atentado en la finca Las Cañadas en Miguelturra

El 4 de enero, Ecologistas en Acción de Ciudad Real ha presentado sendas denuncias en el SEPRONA y en la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente, para que se pare rápidamente el grave atentado ecológico que se está cometiendo en la finca “Las Cañadas” con motivo de lo que parece ser un cerramiento de la finca. Para tal fin, se está realizando la apertura de una pista o camino periférico del citado espacio de una anchura aproximada de 6 m., con una longitud en torno a los 8 km., arrasando centenares de encinas de diferentes tamaños, así como una poda indiscriminada de encinas centenarias próximas a dicha vía, actuaciones para lo cual no existe constancia de la preceptiva autorización de la Consejería.

Igualmente se denuncia la construcción de una zona amurallada con piedra caliza de unos 200 m. de longitud aproximadamente, en torno a lo que puede ser la futura entrada principal de la finca, en el camino que une Pozuelo con Carrión de Cva., obra que ni siquiera está autorizada por el Ayuntamiento de Miguelturra, quién en su día dio permiso a dicho cerramiento pero con malla metálica.

Al tiempo que se formula la denuncia se pide que se tomen las medidas necesarias para restaurar el daño ya realizado, pues este es el fin que nos mueve, el de, como mínimo, mantener y conservar nuestro patrimonio natural intacto.

La actuación que se está realizando en este emblemático paraje sito entre los términos municipales de Miguelturra, Carrión de Calatrava, Torralba de Calatrava, Almagro y Pozuelo de Cva. Puede significar el pistoletazo de salida para dilapidar este entorno natural, que ya se salvó de ser divido en dos por la construcción del tramo Ciudad Real -Daimiel de la futura autovía Mérida- Atalaya del Cañavate, en base a varias alegaciones presentadas en su día, entre ellas la del grupo Ecologista Jabalón, hoy integrado en Ecologistas en Acción, y sobre el que próximamente esta organización va a solicitar la declaración de Espacio Natural Protegido por la JJ CC de Castilla-La Mancha, en virtud de sus valores paisajísticos, ecológicos (alto valor de la fauna y flora que alberga) y culturales para los habitantes del entorno.