Proyecto de central eléctrica en el entorno del PN de Las Arribes

ENDESA PRESENTA OTRO PROYECTO DE UNA CENTRAL ELÉCTRICA EN EL ENTORNO DEL PARQUE NATURAL DE LAS ARRIBES

ENDESA ha presentado al Ministerio de Medio Ambiente el Estudio de Impacto Ambiental de la Central Térmica de Ciclo Combinado de Ledesma, que se encuentra actualmente en período de información pública. Ecologistas en Acción de Salamanca está estudiando la documentación e insta al Ministerio a rechazar este proyecto contaminante, que atenta contra el medio ambiente y la salud de las personas de las comarcas limítrofes con Portugal, muy castigadas ya por otros proyectos energéticos que han hipotecado su desarrollo.

Después de los frustrados intentos de Iberdrola de construir una central nuclear en la década de los 80 y una central térmica de ciclo combinado hace apenas 3 años en las inmediaciones del Parque Natural de las Arribes del Duero en Zamora, es ahora ENDESA la que amenaza nuevamente a las comarcas limítrofes con Portugal al presentar un nuevo proyecto: una central térmica de ciclo combinado en Ledesma (Salamanca).

El proyecto es muy similar al que el Ministerio de Medio Ambiente forzó a rechazar a Iberdrola en 2005 en Moral de Sayago: una central térmica de gas natural de ciclo combinado de 920 MW, que incorporaría la construcción de un gasoducto de unos 30 Km. desde la ciudad de Salamanca siguiendo el curso del río Tormes, que entre Valverdón y Ledesma esta declarado LIC Riberas del Tormes y afluentes (Lugar de Importancia Comunitaria ES4150085). Además el proyecto incluye una línea de evacuación de unos 35 Km. atravesando el río Tormes desde Ledesma en dirección a los municipios de Almeida y Bermillo de Sayago, hasta Piñuel (Zamora), donde se construiría una subestación eléctrica que engancharía con la línea de alta tensión ya existente Villarino-Tordesillas. Ecologistas en Acción de Salamanca quiere remarcar que: “el proyecto presentado por ENDESA no es únicamente la central Térmica de ciclo combinado, ya de por sí muy contaminante, sino que además se acompaña de la construcción de un gasoducto y una línea eléctrica de evacuación, las cuales no se tiene en cuenta en la documentación presentada a información pública”.

ENDESA es una compañía eléctrica considerada como una de las más contaminantes de Europa y que posee un largo historial de delitos ecológicos, por ejemplo, la construcción de la presa Ralco ocupando el territorio de los indios mapuches, en los Andes chilenos. En España, ENDESA gestiona la central térmica de As Pontes (La Coruña) que emite más de 9 millones de toneladas de CO2 al año y que es el mayor foco emisor de toda Europa y el que mayores daños provoca a la salud humana por emisiones de dióxido de azufre y de óxidos de nitrógeno.

Igualmente, ENDESA es el socio mayoritario de la empresa que gestiona las centrales nucleares de Vandellós y Ascó (Tarragona) donde se han producido numerosos incidentes este mismo año. En Castilla y León ENDESA también es propietaria de la central térmica de La Robla (León) donde se incumplen sistemáticamente todos los parámetros de calidad del aire.

Las centrales térmicas de ciclo combinado son una fuente de emisión muy importante, entre otros, de dióxido de carbono, de óxidos de nitrógeno, de metales pesados y de partículas en suspensión, además de facilitar la creación del ozono troposférico. Todos estos contaminantes son perjudiciales para la salud y la calidad de vida de los habitantes de la zona, principalmente por afecciones pulmonares, asma e irritación de mucosas, efectos demostrados científicamente. También se vería afectado el medio natural, con especial incidencia en el Parque Natural de Arribes del Duero y toda la zona limítrofe, así como las especies singulares que habitan esta zona, entre otras, la cigüeña negra (ciconia nigra) que disfruta aquí de protección de la Junta al estar catalogada Ledesma como área de importancia para esta especie.

El impacto que el gasoducto ocasionaría, el impacto paisajístico de la central y sus columnas de humo, o la ocupación y desbroce de fincas por donde pase la línea de evacuación (de alta tensión) hace que, unido a lo anterior, este proyecto tan agresivo sea inaceptable ambientalmente.
“Endesa pretende vender esta central como una reducción de la contaminación, puesto que la cantidad de CO2 emitida es ligeramente inferior a la emitida en centrales térmicas convencionales, pero los habitantes de la comarcas afectadas deben saber que este es un argumento engañoso, puesto que no pretenden cerrar ninguna central convencional y sustituirla por una de ciclo combinado, mientras que la población de la zona afectada sí empezaran a sufrir los efectos de la contaminación”, dicen los ecologistas, y añaden: “Endesa engaña a la población para vender un proyecto que de otra manera sería invendible”.

Ecologistas en Acción de Salamanca se está movilizando para que la economía pujante de las actividades agropecuarias, de servicios y de turismo sostenible que en torno a un patrimonio natural y cultural bien conservado se ha desarrollado no sucumba ante este proyecto invasor. El colectivo ecologista recuerda que “el negocio del turismo rural y de productos artesanales y alimenticios ha crecido exponencialmente en los últimos años en Arribes, y en las comarcas ledesmina y sayaguesa, por el valor añadido que les otorga la conservación de su naturaleza”.

Estas comarcas no necesitan generar más electricidad. Sus embalses contribuyen a que Castilla y León produzca tres veces más electricidad de la que consume. Lo que solicitan sus vecinos son mejoras en la red de distribución que terminen con los cortes eléctricos que continuamente sufren los pueblos por cualquier tormenta o verbena, mientras que la electricidad que allí se produce se está distribuyendo por toda la península.

“La población de estas comarcas conoce las mentiras de Endesa y otras empresas eléctricas, que les prometieron un desarrollo puntero con los grandes pantanos, y este pasó de largo y dejó a estas zonas explotadas entre las más despobladas de Europa, con sus mejores tramos fluviales inundados, y con una instalación nuclear”.

Ecologistas en Acción de Salamanca ha participado desde el primer momento, junto con otras asociaciones, ayuntamientos y vecinos/as de la comarca en un movimiento popular en defensa de los valores naturales, culturales y económicos del oeste zamorano y salmantino. El resultado de esta movilización ha sido la creación de la Plataforma Antitérmica del Tormes, que ha querido informar a los habitantes de la zona sobre las mentires de ENDESA, y ha organizado charlas y actividades de protesta en los pueblos de la comarca, excepto en Ledesma, donde su Ayuntamiento ha impedido por todos los medios que la voz de los que se oponen a este proyecto destructivo se oyera durante estos casi 2 años.

Ecologistas en Acción de Salamanca anima a todos los ciudadanos a actuar frente a este proyecto anti-ecológico, para conseguir que en Salamanca y Zamora sigamos respirando aire limpio y apostando por el desarrollo sostenible.