No firmamos el Acuerdo Andaluz por el Agua

Ecologistas en Acción de Andalucía no firma el acuerdo por falta de confianza en la Junta de Andalucía que siempre ha subordinado la protección ambiental y del agua al desarrollismo a corto plazo.

Para el partido que gobierna en Andalucía, la protección ambiental y la nueva cultura del agua suponen obstáculos para sus políticas de respuesta a la crisis y prueba de ello es que el PSOE ha introducido cambios legislativos en 10 leyes ambientales andaluzas para quebrar la protección ambiental de Espacios Protegidos y facilitar la implantación de actividades de fuerte impacto ambiental en lo que Ecologistas en Acción ha calificado como "Golpe de Estado legal".

Estas medidas, incluidas como disposiciones adicionales a una ley de incentivación de la actividad económica y aprobadas en la comisión de economía, afectan seriamente al agua. En lo relativo a los campos de golf, de los que venimos pidiendo su reducción tanto por el consumo y contaminación de acuíferos como por la agresión al territorio (Merinos, Matagallar, Carrasco...), hacen innecesaria la incorporación de los de interés turístico en los Planes de Ordenación del Territorio correspondientes. También en relación al crecimiento de la actividad urbanística el propio Plan no apunta a una mayor sostenibilidad del uso del agua sino más bien lo contrario, pues el reciente Acuerdo Andaluz sobre el Agua prevé que la falta de agua no es obstáculo para seguir urbanizando, asegurando que no faltará agua para el crecimiento, agua que se tomará de los deteriorados ecosistemas.

Ecologistas en Acción viene denunciando que este Acuerdo Andaluz por el agua distrae de la efectiva implantación de la Directiva Marco del Agua en Andalucía que acumula importantes retrasos en su aplicación. Este Acuerdo Andaluz sobre el Agua sería una cuasi insumisión legal, pues ahora lo que habría que hacer es lo que la Directiva Marco del Agua prescribe, que es poner en marcha el proceso participativo de Planificación de Cuencas. De esta forma se llevan seis meses distrayendo a los agentes sociales (algunos de los cuales están encantados del retraso) con el Pacto, eludiendo las obligaciones legales y haciendo que, por ejemplo, la planificación de la Cuenca Mediterránea Andaluza vaya con un año de retraso, según consta en el propio Documento de la Agencia Andaluza del Agua.

Ecologistas en Acción está en desacuerdo también con cuestiones concretas del Plan, así como con la ambigüedad del Acuerdo en algunos puntos y con la actual política de la Agencia Andaluza del Agua, lo que impide nuestra asociación pueda suscribirlo.

La ambigüedad se manifiesta en la falta de concreción para el cumplimiento de los objetivos: No se aborda fiscalmente la utilización de agrotóxicos para mitigar la contaminación difusa; no sólo no se desestiman infraestructuras hidráulicas innecesarias y de alto impacto ambiental como la presa de Alcolea en Huelva o el trasvase Guadiana- Guadalquivir , sino que ni siquiera se establece una moratoria hacia nuevas infraestructuras de regulación, no hay un pronunciamiento claro sobre la necesidad de limitación de la demanda y lo que parecía una interesante incorporación, el deslinde probable, se ha desdibujado en el último borrador para aplicarlo sólo en caso de ocupaciones urbanísticas para evitar inundaciones y no para generalizar la recuperación y forestación de las riberas.

A pesar de todo ello, Ecologistas en Acción de Andalucía desearía que el esfuerzo llevado a cabo por la Agencia Andaluza del Agua (AAA), de la Consejería de Medio Ambiente por sacar adelante este Pacto pueda traducirse en un impulso para centrar las políticas del agua en la aplicación de la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea y que éste no sea un documento más para ‘sacarse la foto’, algo que se podrá comprobar dentro de unos meses, en la redacción de la próxima ley andaluza del agua.

Pero de entrada, hay pocas esperanzas de que esto vaya a ser así. La Ley Andaluza del Agua, que tiene básicamente un carácter económico y fiscal, debe partir del cálculo de la situación actual de recuperación de costes en la agricultura y abastecimientos. En el Documento actualmente en consulta titulado "Análisis económico del uso del agua", de la AAA, puede leerse que para la agricultura se recupera actualmente el 92.1% de los costes, o sea que la citada ley fijaría los precios futuros muy próximos a los actuales. Pues bien, en el 6º Congreso de la Fundación Nueva Cultura del Agua, que acaba de terminar en Vitoria, se ha afirmado en una de las ponencias que eso es FALSO y que solo se está recuperando ( o cobrando) el 18%. Por lo que la ley del agua va a estar basada en una monumental mentira.

Es por ello, que Ecologistas en Acción de Andalucía no suscribe el Acuerdo Andaluz por el Agua, mientras no tengamos un texto que garantice con algo más que palabras la gestión sostenible de un elemento vital tan importante como el agua.