Consulta popular sobre la térmica de Barajas de Melo

LA PLATAFORMA “TÉRMICAS NO-AIRE LIMPIO” [1] RECOGERÁ FIRMAS PARA QUE SE CONVOQUE UNA CONSULTA POPULAR SOBRE LA INSTALACIÓN DE LA CENTRAL TÉRMICA EN BARAJAS DE MELO

En las hojas de firmas, la Plataforma solicitará al Ayuntamiento de Barajas de Melo que se posicione contra la instalación de la central térmica, denegando todo tipo de licencias que se soliciten para su instalación, así como cualquier modificación de la calificación urbanística, que permita la ubicación de la térmica.

También se solicita, que para conocer la posición del pueblo sobre la instalación de la central térmica, se someta a consulta popular de los vecinos. Tal y como se comprometió públicamente el Alcalde (Luís Ayllón) en varias ocasiones. En este sentido el Alcalde ha reiterado que respetaría la voluntad de sus vecinos.

La administración local, tiene competencias por Ley para conceder o denegar las licencias perceptivas para la puesta en marcha de todo tipo de industrias. Por tanto, si el Ayuntamiento de Barajas de Melo lo decide, tiene autonomía y capacidad para parar definitivamente la central térmica.

La central térmica de Barajas (en caso de que se ponga en marcha) tendría una potencia eléctrica de 800 Mw, emitiría cada hora casi 300 Tm de dióxido de carbono, principal responsable del calentamiento terrestre. Emitiría también 250 kg por hora de óxidos de nitrógeno (NOx) que a su vez equivale a la emisión diaria de 200.000 automóviles en una ciudad. Los NOx contribuyen a las lluvias ácidas, tienen efectos negativos sobre la vegetación y producen enfermedades respiratorias.

Son además precursores del ozono troposférico, otro enérgico contaminante, por su fuerte poder oxidante, con severos efectos sobre la salud y sobre la producción agraria. La contaminación afectaría a otros municipios cercanos como Belinchón, Zarza de Tajo y Tarancón.

Otro factor crítico en ese tramo de la cuenca del Tajo es la disponibilidad de agua con la que refrigerar la central. La planta de Barajas prevé tomar unos 350 litros por segundo de agua, de los que evaporaría cerca de la mitad, devolviendo al cauce el resto del agua sobrecalentada y con un mayor contenido en sales y otras sustancias. El agua evaporada sería aproximadamente igual a la que consumirían 150.000-200.000 personas.

En la actualidad, en la ribera del Tajo, en el límite de Madrid y Cuenca, están previstas tres centrales de gas en ciclo combinado: Estremera (Endesa. 1200 Mw) y Villamanrique (Iberdrola. 800 Mw) en la provincia de Madrid y la de Barajas de Melo (Hidrocantábrico, 800 Mw) en Cuenca.

La Plataforma “TÉRMICAS NO-AIRE LIMPIO” que se opone a la instalación de las térmicas en la ribera del Tajo, lleva muchos meses movilizándose y promoviendo diferentes acciones. Entre ellas destacan: la presentación (entre julio y agosto de 2008) de 1.799 alegaciones de otros tantos ciudadanos contra la instalación de la térmica y la manifestación del 11 de octubre de 2008 en Barajas de Melo con la presencia masiva de sus vecinos y de otros municipios afectados.