Cierre de filas ante la delincuencia ambiental

Ecologistas en Acción de Huelva hace balance de las actuaciones de la justicia contra la destrucción de suelo forestal en la comarca de Doñana y considera que ha llegado la hora del fin de la impunidad de la delincuencia ambiental que ha destruido miles de hectáreas de suelo forestal y monte público, propiciando la corrupción y generando situaciones injustas de competencia desleal que perjudican gravemente a honrados agricultores que sacan adelante con grandes dificultadas sus pequeñas explotaciones.

La falta de escrúpulos de algunos especuladores que nada tienen que ver con la respetuosa relación tradicional que han mantenido los agricultores con la tierra, ha generado una situación de constante retroceso y asedio a las zonas forestales y a los recursos hídricos, muchas veces ante la apatía, lindando con la complicidad, de las administraciones encargadas de velar por su integridad y por el cumplimiento de las leyes. Ha sido necesario que actúen las autoridades judiciales para contrarrestar la apatía irresponsable de la Delegación de Medio Ambiente de Huelva, que ha esperado hasta última hora para reaccionar ante declaraciones de apología de la delincuencia ambiental como las que ha realizado recientemente el alcalde de Moguer, propiciadas probablemente por otras declaraciones de alcaldes de la costa, éstos del mismo partido que controla la Junta de Andalucía, en las que también se hacían llamamientos a perdonar y olvidar actuaciones delictivas con una ley de punto final para las construcciones ilegales.

No hay ninguna justificación para cambios de uso ilegales, balsas de riego y construcciones contra la ley y por ello el movimiento ecologista mantiene una línea de colaboración abierta con la Fiscalía de Medio Ambiente de Huelva y espera que la Delegación de Medio Ambiente haga limpieza también ante los casos de corrupción y connivencia con los delincuentes detectados entre sus agentes.

Estas actuaciones delictivas perjudican a los agricultores honrados, cuyo esfuerzo cotidiano ha sido seña de identidad de nuestras comarcas agrícolas y por ello Ecologistas en acción pide a pequeños propietarios, cooperativas y empresarios agrícolas que se desvinculen de los escasos delincuentes que tanto daño están haciendo y colaboren con la fiscalía de medio ambiente, policía autonómica y agentes de medio ambiente en la persecución de los delitos ambientales en los campos del entorno de Doñana. Para propiciar esa apuesta por el futuro de la comarca y potenciar indicadores de sostenibilidad cada vez más importantes en los mercados europeos, Ecologistas en acción buscará espacios de encuentro y dialogo con los agricultores, sabiendo que es necesaria una profunda alianza entre todas las personas y asociaciones interesadas en la defensa de nuestra tierra.