Día Mundial de los Humedales, ¿qué hay que celebrar?

Mucha celebración del Día Mundial de los humedales y el más representativo de Granada, el humedal de El Padul, está abandonado por las administraciones.

Tiene múltiples figuras de protección que no sirven para nada, ya que no hay ningún interés en este espacio singular.

Se encuentra incluido en el Parque Natural de Sierra Nevada (hoy Espacio Natural) y Lugar de Interés Comunitario (LIC). Es Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), se encuentra dentro del Convenio Ramsar para la protección de hábitats especialmente adecuados para aves y zonas húmedas y está incluido en el Inventario de Humedales de Andalucía.

Lámina de agua

Pues toda esta retahíla no sirve para nada.

Desde hace años, a pesar de estar terminantemente prohibido por el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del Parque Natural, existe una explotación de turba que está desecando continuamente el humedal y construyendo diques sin permiso para facilitar su trabajo.
No creemos que los beneficios económicos de esta turbera deban prevalecer sobre el humedal, y hay que tener en cuenta el daño que está produciendo al destruir el importante yacimiento paleontológico allí existente, con restos de animales como el Mammuthus primigenius (los restos de Mamut más meridionales encontrados en Europa) sino por su valor para el estudio del paleoambiente en esta zona del planeta.

Turbera en explotación

Los males de este espacio húmedo no se quedan en los efectos adversos de la turbera y la desecación. También el mal funcionamiento de la depuradora de El Padul aliña este humedal con sus efluentes.

Las fincas agrícolas que rodean la laguna utilizan productos químicos que al final acaban en el humedal con el consiguiente daño a todo el ecosistema.

En estas fincas están proliferando las “casetas de aperos”, algunas con dos pisos y piscina, que incluso se venden como chalés en el mercado inmobiliario, por lo que este humedal corre el peligro de quedar encerrado entre muros de hormigón.

Nave de aperos

A la vista de todo lo expuesto con respecto a este humedal “superprotegido” no entendemos que haya ningún motivo para celebrar el Día Mundial de los Humedales.

Habrá que esperar a que se tomen en serio tanta Ley y normas ambientales de protección que tenemos y se empiece a recuperar esta zona emblemática y de gran biodiversidad, cuyo valor ambiental es infinitamente superior a las inversiones económicas que pudiera necesitar.

Dinero hay, lo que no hay es voluntad.