Nace una plataforma ciudadana contra la Torre Cajasol

Las entidades que han decidido promover esta plataforma son Arquitectura y Compromiso Social, Ecologistas en Acción, la Asociación para la Defensa del Patrimonio Histórico-Artístico de Andalucía (ADEPA) y la Asociación de Profesores para la Difusión y Protección del Patrimonio Histórico "Ben Baso". Y confían en que a la misma se unan otras muchas más, así como personas a título individual.

Además de cuestiones organizativas, en la reunión se concretarán varias iniciativas ya se planteadas en los contactos preparatorios, entre las que están: la redacción de un manifiesto; la elaboración de pliegos para la recogida de apoyos de entidades sociales, profesionales y académicas, así como de ciudadanos a título individual; y la realización de acciones de "visibilización" en espacios públicos emblemáticos.

Esta plataforma parte de varias consideraciones críticas con el proyecto Puerto Triana en su conjunto. Las entidades que han decidido promover esta plataforma son Arquitectura y Compromiso Social, Ecologistas en Acción, la Asociación para la Defensa del Patrimonio Histórico-Artístico de Andalucía (ADEPA) y la Asociación de Profesores para la Difusión y Protección del Patrimonio Histórico "Ben Baso". Y confían en que a la misma se unan otras muchas más, así como personas a título individual.

Además de cuestiones organizativas, en la reunión se concretarán varias iniciativas ya se planteadas en los contactos preparatorios, entre las que están: la redacción de un manifiesto; la elaboración de pliegos para la recogida de apoyos de entidades sociales, profesionales y académicas, así como de ciudadanos a título individual; y la realización de acciones de "visibilización" en espacios públicos emblemáticos.

Esta plataforma parte de varias consideraciones críticas con el proyecto Puerto Triana en su conjunto y, muy especialmente, con la torre de 178 metros que este complejo incluye, por su grave afección sobre el patrimonio, con el paisaje como uno de sus componentes esenciales; sobre la búsqueda de una movilidad urbana más sostenible; sobre la imagen y el modelo de ciudad deseable; y, también, sobre la ética social.

PATRIMONIO Y PAISAJE. Hacemos nuestro lo recogido en el informe que sobre esta actuación ha emitido ICOMOS España, en su labor de asesoría a la UNESCO, que establece que la torre proyectada amenaza los valores patrimoniales y paisajísticos del conjunto histórico de Sevilla y, concretamente, los de sus bienes declarados Patrimonio de la Humanidad. Y que llega a recomendar que, de seguir adelante su construcción, éstos sean incluidos en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro.

MOVILIDAD. El funcionamiento el complejo proyectado, con su aparcamiento para unos 4.000 coches, generaría un rotundo deterioro de las condiciones del tráfico en este nudo estratégico en las comunicaciones no sólo de Sevilla sino de toda su área metropolitana. Unas condiciones que empeoran a marchas forzadas desde hace unos años, que son ya hoy nefastas y que aún serán peores cuando el parque empresarial Cartuja’93, tal y como prevé el PGOU, acometa una gran ampliación que doblará su superficie construida, su número de trabajadores y, también el de quienes acuden al lugar para realizar gestiones.

IMAGEN Y MODELO DE CIUDAD. Estamos en contra de una torre que pretende imponer su imagen a y sobre la ciudad; un icono que representa la preeminencia de la banca, del poder del dinero. No queremos que este monumento al urbanismo basado en la especulación financiera, que ya padecemos en demasía, se convierta además en símbolo omnipresente de la ciudad que compartimos y deseamos construir colectivamente; de la ciudad que legaremos a las generaciones por venir. Tal y como defienden los expertos en la materia, abogamos por una ciudad que desarrolle y consolide sus valores seculares, que hoy devienen los más modernos o contemporáneos: la escala humana de los barrios, calles y edificios, así como la habitabilidad cotidiana de sus espacios públicos, entre otros.

ÉTICA SOCIAL. Entendemos que los organismos públicos no pueden tolerar ni, mucho menos aún, promover actuaciones que tan claramente atentarán contra el interés colectivo. Y que entidades como Cajasol, por la componente social que teóricamente tiene en tanto que caja de ahorros, mucho mejor haría en dedicar todas sus energías y recursos en acometer iniciativas y proyectos en verdad beneficiosos para la ciudad y para la sociedad, y que se están muy lejos pues de la especulación financiera y/o urbanística. Algo exigible, aún más si cabe, en situaciones de crisis como la actual, y tras las ingentes inyecciones de dinero recibidas desde las arcas públicas.

En definitiva, motivos más que de sobra para exigir a los promotores de esta actuación, el Ayuntamiento de Sevilla como impulsor y a Cajasol como brazo ejecutor, que tomen los acuerdos y las medidas necesarias para la cancelación en su forma actual del proyecto Puerta Triana y, en particular, de su rascacielos.

Plataforma Ciudadana ¡Túmbala! Contra la Torre Cajasol

Este es nuestro email