Ante el plan de usos portuarios de la ría del Piedras

Representantes de Ecologistas en Acción, la Asociación de Vecinos de El Rompido e IU, presentan alegaciones ante el plan de usos portuarios de la ría del piedras.

Ecologistas en Acción consideramos que el plan de usos portuarios de la ría del piedras (Boja nº 252, de 27 de diciembre de 2008) presentado por la Agencia pública de Puertos de Andalucía (APPA) debe ser retirado por los siguientes motivos:

Este plan de usos portuarios de la ría del piedras es una agresión más al ya castigado patrimonio natural del municipio de Cartaya y de ninguna manera garantiza la conservación y el uso racional de este paraje natural protegido, poniendo en peligro las especies animales y vegetales que viven en él, algunas de ellas en peligro de extinción.

Desde Ecologistas en Acción queremos resaltar que la entrega de estas alegaciones ha coincidido con la celebración del Día Mundial de los Humedales, al que el Estado español se adhiere en 1982, y que persigue la preservación de las zonas húmedas como patrimonio de alto valor ecológico.

También consideramos paradójico que las leyes internacionales y nacionales protejan este paraje natural considerándolo Zona de Interés Comunitario (ZIC) y las administraciones más cercanas, es decir la autonómica y la local sean las que pongan en peligro su conservación cuando son las que más interés deberían tener por mantener este paraje para las futuras generaciones.

Finalmente, consideramos inadmisible que en el informe de sostenibilidad ambiental primen los parámetros económicos sobre los medioambientales. Ya todo el mundo sabe que las zonas húmedas previenen el cambio climático, son uno de los ecosistemas que albergan más diversidad biológica y ayudan a prevenir “desastres naturales” (riadas, inundaciones). Pero en el “informe de sostenibilidad ambiental” que acompaña al plan todos estos efectos favorables se obvian, no son tenidos en cuenta, ni son evaluados y se ha primado el beneficio económico por encima de todo porque asocia el aumento de embarcaciones en el río y las infraestructuras que esto conlleva, al crecimiento del PIB y al incremento de la demanda de usos asociados a este tipo de instalaciones, como si la ría del piedras fuese un espacio ilimitado y sin ninguna figura de protección ambiental.