Personación en casos de veneno en cotos de Toledo

Ecologistas en Acción ha dirigido escritos tanto a la Delegación de Agricultura en Toledo como a la Delegación de Industria, Energía y Medio Ambiente ejerciendo la acción de denuncia y solicitando la personación en las actuaciones administrativas, sancionadoras o no, en 4 casos de uso de veneno en cotos de caza de la provincia de Toledo.

Ecologistas en Acción plantea en sus escritos: “Que los hechos denunciados pueden ser constitutivos de una infracción muy grave en virtud de las Leyes 9/99 de Conservación de la Naturaleza, y 2/93 de Caza Castilla-La Mancha y que la utilización de venenos como práctica de gestión cinegética en los cotos de caza supone una grave amenaza para numerosas especies de fauna amenazada, vulnerable, sensible e incluso en peligro de extinción”. Por lo que “Dado que los hechos denunciados pueden ser asimismo tipificados como un delito contra la fauna recogido en el artículo 336 del vigente Código Penal, esta parte considera oportuno, y así lo propone a la Delegación Provincial de Agricultura, incoar con carácter inmediato el oportuno procedimiento administrativo sancionador con la adopción de las medidas previas o cautelares que se consideren adecuadas, dictando acto seguido la paralización del expediente sancionador en la vía administrativa y la remisión el tanto de culpa al correspondiente Juzgado de guardia de la demarcación donde se hayan producido los hechos”.

Ecologistas en Acción sigue esperando una respuesta urgente y enérgica por parte de la Dirección General de Política Forestal y de la Delegación de Agricultura en Toledo ante la alarmante escalada del uso del veneno y sigue viendo parsimonia y muchas dudas en quienes tienen la responsabilidad de la aplicación del Plan Regional.

Los casos, conocidos recientemente y de extrema gravedad, son:

- En un coto de caza de la localidad de Consuegra donde la Guardia Civil ha localizado hace pocas fechas 3 buitres leonados y un buitre negro muertos y otros dos buitres negros en mal estado y con evidentes síntomas de intoxicación y, en consecuencia, se había activado el protocolo contra el uso de venenos.

- En la finca Castrejón Alto en el término municipal de Polán, donde agentes medioambientales localizaron en enero pasado diversos cebos, cabezas de perdiz y trozos de sebo impregnados de insecticida, a la par que se encontraban numerosos lazos ilegales y los restos de dos águilas reales y de un gavilán.

- En el coto Cambrillos Norte en el término de Albarreal de Tajo, donde agentes medioambientales localizaron, también en enero pasado, trozos de tortilla de patata precocinada impregnados igualmente de un pesticida. En este caso, además, se recogió la confesión de los hechos por el presunto autor de los mismos.

- Por último, en un caso paralizado desde el verano de 2008, en el coto de la Junta de Propietarios San Humberto en Santa Olalla en el que agentes medioambientales localizaron 4 buitres negros cuya autopsia reveló que habían sido objeto de un envenenamiento que les había provocado una muerte fulminante.




Visitantes conectados: 669