El Ecologista nº 60

Editorial

La propuesta ecologista ante la crisis

Uno de los focos principales de “salida” de la crisis que nos proponen el Gobierno, los organismos internacionales y los medios de comunicación masivos es que el crédito vuelva a fluir. Que los bancos empiecen a dejar (y crear) dinero a mansalva de nuevo. Para ello el Gobierno está movilizando una ingente cantidad de recursos: 100.000 millones de euros en avales a la banca para que sea una fuente creíble de crédito, hasta 50.000 en liquidez directa a los bancos, comprándoles activos, apertura de nuevas líneas de crédito a empresas a través del ICO... En la Unión Europea, la estrategia es la misma, con la bajada de los tipos de interés, amén de importantísimas “inyecciones de capital” por parte del Banco Central Europeo.

Y se busca que el crédito vuelva a fluir para reactivar el consumo y, en definitiva, el crecimiento. Pero todos y todas sabemos que el crecimiento está inevitablemente asociado a un incremento del consumo de materia y energía y, por lo tanto, a un agravamiento de la crisis social y ambiental en la que vivimos. El problema es que el crecimiento es una premisa básica del capitalismo: si la economía no crece continuamente, el sistema en su conjunto no puede devolver las deudas sobre las que se sostiene, y colapsa. Por eso en la pasada cumbre del G-20 se hacían continuas llamadas a la importancia de recuperar el crecimiento. Por eso Zapatero y Solbes nos impelen continuamente a ello.

Sabemos que es imposible mantener el crecimiento continuo en un planeta limitado y que, por lo tanto, tenemos que transitar hacia otros sistemas económicos que no se basen en esquilmar su base natural.

Para ello, es fundamental que el movimiento ecologista aporte elementos de reflexión al resto de la sociedad. Es fundamental que empuje un cambio de enfoque. Que muestre que el debate no es si se moviliza o no el crédito. Movilizar el crédito, reactivar la economía, no es un bien en sí mismo. Debemos lograr que el debate social se centre en las oportunidades que tenemos a pesar de la crisis que vivimos. En un momento de parón de la maquinaria económica, podemos dirigir mejor su nueva dirección. La movilización ingente de recursos que se está produciendo desde las instancias públicas, debe servir para reorientar la economía hacia otro paradigma que no necesite el crecimiento.

Se trata de centrar los recursos colectivos no en mantener la misma industria automovilística, sino en posibilitar un sistema de movilidad sostenible; no la creación de empleo en la construcción, sino en revitalizar un mundo rural agroecológico; no en apostar por las energías renovables para mantener el crecimiento del consumo, sino para cambiar radicalmente nuestra matriz energética, reduciendo el consumo.

En definitiva, el movimiento ecologista tiene el desafío de proponer al resto de la sociedad que se adentre en la senda del decrecimiento del consumo de materia y energía, restableciendo el equilibrio entre los seres humanos y el medio, y subrayando la equidad entre los pueblos, teniendo en cuenta una premisa esencial para salir del actual atolladero: “menos para vivir mejor”.

Puedes comprar la revista en El tenderete

Sumario

- La solución no puede ser nuclear
Una tecnología fracasada que es poco más que un espejismo, por Marcel Coderch

- Eficiencia tecnológica
No siempre una mayor eficiencia reduce el uso de los recursos naturales, por Francisco Heras

- Mecanismo de Desarrollo Limpio
Dudas sobre su utilidad para frenar el cambio climático, por Comisión de Energía de Ecologistas en Acción de Madrid

- Un planeta de metrópolis
Boom metropolitano y explosión del transporte, gracias a la energía fósil, por Ramón Fernández Durán

- Chico Mendes: memoria de la selva
Veinte años de su asesinato, por Carlos Corominas

- Gaza: la verdad palestina sigue viva
por Amal Abu-Warda

- Por la libertad del Sahara Occidental
por José Vicente Barcia

- El interés general
Un concepto que se usa contra el interés común, por Ángel Ayuso

- El Fondo Estatal de Inversión Local
Crecimiento insostenible y sin apenas rentabilidad social, por Julio Alguacil

- Sí, soy un NIMBY ¿Y qué pasa?
La importancia de los movimientos locales de resistencia, por Josu Larrinaga e Iñaki Barcena

- Los saltamontes jugarán al golf
por Pedro Oromí y José Mª Fernández

- Praderas submarinas de Canarias en peligro
Historia del sebadal de Granadilla, por Toni Rodríguez.

- Los buitres en España
por Álvaro Camiña y Chantal López

- La nutria en Palencia
Sus poblaciones se recuperan, por Asier Sáiz y Alberto Fuentes

- Ecofamilias
por Charo Morán, Beatriz Errea y Julia Montero

- Comercio de residuos tóxicos
Aumentan mucho los residuos electrónicos, por Leticia Baselga

- Incineración de residuos y partículas ultrafinas
por Comisión de Residuos de Ecologistas en Acción de Madrid

- Las Cruces, otra catástrofe minera anunciada
por Isidoro I. Albarreal y Juan Clavero

- Galicia lucha contra el cambio climático aumentando las emisiones
por Xosé Veiras

- Consumo : Metáforas que matan

Puedes comprar la revista en El tenderete